Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

De 20 a 30 años de prisión le esperan al priista Yarrington; enfrenta 11 cargos en EU

El exgobernador del estado de Tamaulipas, Tomas Yarrington, llegó el viernes a Dallas, Texas, en Estados Unidos, para enfrentar 11 cargos por una confabulación de crimen organizado, que incluyó contrabando de drogas, lavado de dinero y fraude, confirmó la Oficina del Procurador Federal para el sureste de Texas.

De ser declarado culpable en Estados Unidos, Yarrington enfrenta una sentencia de hasta 20 años de prisión, por crimen organizado y lavado de dinero y hasta 30 años de cárcel por cargos de conspiración para cometer fraude bancario.

Yarrington enfrenta también otra sentencia de 10 años de prisión por los cargos de conspiración para traficar drogas.

Yarrington, quien fue detenido en Florencia (Italia) en abril de 2017, fue extraditado el viernes a Estados Unidos para enfrentar las acusaciones presentadas por un gran jurado en mayo de 2013 ante una Corte Federal en Brownsville, Texas, según un comunicado del procurador federal para el sureste de Texas, Ryan K. Patrick.

   

Ahora ha llegado al Distrito Sur de Texas para enfrentar los cargos y se espera que haga su aparición inicial el lunes 23 de abril a la 1:30 p.m. ante el magistrado estadunidense Ronald Morgan en Brownsville”, señaló.

La acusación de 53 páginas, imputa a Yarrington de haber violado la Ley de Crimen Organizado, Corrupción y Chantaje (RICO) para lavar dinero, cometer fraude y hacer declaraciones falsas a los bancos estadunidenses asegurados por el gobierno federal.

En la querella se acusa a Yarrington de haber aceptado sobornos de los cárteles mexicanos del narcotráfico desde que era candidato a la gubernatura de Tamaulipas en 1998 y de haber mantenido la colaboración con estos grupos a lo largo de todo su mandato.

Precisa que el exgobernador de Tamaulipas trabajó desde 1998 para tres cárteles del narcotráfico, incluyendo el cártel del Golfo, los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva, todos los cuales en distintos momentos lucharon entre sí.

La acusación también señaló al empresario mexicano Fernando Alejandro Cano Martínez, como cómplice de Yarrington, por haber participado juntos en las operaciones de lavado del dinero que recibían como soborno de parte de los cárteles de la droga.

En la imputación, se indicó que Cano aceptó sobornos del cártel del Golfo y entregó el dinero a funcionarios de alto rango en Tamaulipas.

Las autoridades estadunidenses también acusan a Cano de haber creado empresas en San Antonio y en el sur de Texas para adquirir propiedades con el dinero que recibían. Millones de dólares fueron utilizados para efectuar adquisiciones, principalmente de bienes raíces.

Cano tiene una orden de detención emitida por un juez en Estados Unidos y es considerado fugitivo por las autoridades estadunidenses”.

Yarrington también está acusado de conspirar para violar las disposiciones de la Ley de Sustancias Controladas, de dos cargos de fraude bancario y de conspiración para estructurar transacciones monetarias en una institución financiera nacional, según documentos judiciales.

En los últimos años, Yarrington ha negado las acusaciones en su contra en entrevistas concedidas a diversos medios de comunicación.