200 reos aspiran a prisión domiciliaria

La maestra Elba Esther Gordillo, no es la única encarcelada que busca obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, hay unas 200 personas de la tercera edad recluidas en penales del Distrito Federal.

Sin embargo, la líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ya goza de muchos beneficios al estar en un hospital, pues cuenta con una habitación exclusiva para ella, con baño, pantalla para ella y ropa de cama que le llevan sus familiares, además de los servicios de limpieza y una alimentación especial.

De acuerdo con reportes de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario y del Tribunal Superior de Justicia, indican que a la fecha hay 662 ancianos internadas en las 11 prisiones capitalinas, al menos 200 de ellos tiene 70 años o más.
El interno más joven tiene 18 años, mientras que el más longevo tiene 93 años”, refiere un informe de la citada Subsecretaria.

De acuerdo con las cifras decenas de reos mayores de 70 años estaría en condición de obtener la prisión domiciliaria, aunque ninguna de las autoridades precisa cuántas personas han recibido ese beneficio previsto en el artículo 55 del Código Penal Federal.

Elba Esther Gordillo, quien solicitó desde febrero de 2014, luego de cumplir 70 años de edad, el beneficio antes referido.
Marco Antonio del Toro, abogado de Gordillo, advirtió que esta misma semana el Juez Sexto de Distrito, Alberto Caballero Vértiz, podría definir si otorga o no la prisión domiciliaria a Gordillo.

El artículo establece que cuando el imputado tenga más de 70 años –y se le dicte la formal prisión–, el juez puede determinar que la prisión preventiva se lleva cabo en el domicilio del indiciado.

Los únicos requisitos son, además de la edad, que la persona acredite ante el Juez que no se evadirá de la acción de justicia, que no sea peligroso para la sociedad y que no esté acusado del delito de secuestro.

Aunque no se sabe quiénes han obtenido el beneficio, el caso más sonado es de José Antonio Zorrilla Pérez, extitular de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad, ligado al homicidio del periodista Manuel Buendía, ocurrido el 30 de mayo de 1984.

En septiembre de 2013, luego de pasar 23 años en distintas prisiones, Zorrilla Pérez fue llevado a su domicilio para que termine de cumplir la pena de 29 años de prisión a que fue sentenciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo