Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Aburrida primera parte de la final del futbol; el antifutbol lo más sobresaliente (Memes)

Abúrreme más… Clásico joven y final para dormir. Los boletos más caros, casi como en la Fórmula Uno, para presenciar 90 minutos de aburrimiento, los cinco adicionales fueron aquellos que valieron la pena en la final del torneo Apertura 2018, que protagonizaron los dos mejores equipos del torneo.

Cruz Azul y América, líder y sublíder del torneo salieron con la consigna de no hacerse daño y esperar los errores del rival, es decir, nadie salió a jugar para ganar.

Los capitalinos ofrecieron una final digna del olvido al firmar el empate 0-0, por lo que todo se definirá el domingo, en el juego de vuelta, que se disputará también en el Estadio Azteca.

Un Cruz Azul sin hambre presionaba en la salida, cercaba los espacios y parecía ser más peligroso que el América, sin embargo, no pudo llevar esa superioridad al marcador. La oportunidad más clara para hacerlo fue un remate de cabeza de Julio César Domínguez que Agustín Marchesín atajó de forma espectacular.

En ese momento el partido ya se le había cargado a Fernando Guerrero, quien no pitó un penal claro de Igor Lichnovsky sobre Bruno Valdez. El VAR no apareció y el zaguero continuó dando golpes.

Para la segunda parte, Cruz Azul bajó sus decibeles empujado por unas Águilas que intentaron tomar el balón, aunque sin causar estragos.

Debido a la intensidad del juego, América salió debilitado. Miguel Herrera debió hacer dos cambios forzados por las lesiones de Mateus Uribe, quien recibió un golpe del propio Lichnovsky, y de Roger Martínez, quien sufrió un esguince.

El partido tuvo su mejor momento hasta los últimos cinco minutos. Los dos equipos fueron a buscar la victoria, aunque Cruz Azul se quedó más cerca en un disparo de Méndez que se estrelló en el travesaño.

Al finalizar el juego de ida, se suscitó un conato de bronca entre los dos equipos. El arquero americanista Agustín Marchesín comenzó a hacerse de palabras con el auxiliar técnico Óscar Miguel Farías y justo después del silbatazo final, el argentino corrió a buscarlo.

También el entrenador Miguel Herrera se acercó a Farías para dedicarle unos insultos y en la acción tuvo que intervenir Pedro Caixinha para calmar los ánimos.

Mientras Marche seguía molesto, llegó Jesús Corona a tratar de calmarlo, pero también se llevó un par de insultos que lo molestaron y comenzaron los empujones. Los hechos no pasaron a mayores.