Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Alcalde tramposo entrega abono con 90% de tierra inerte; ya lo demandaron

Más falso que un billete de 300 pesos, resultó el alcalde de Pilcaya, Guerrero, Ellery Figueroa, que entregó a 600 campesinos fertilizante para maíz… que resultó ser tierra. Ahora 100 productores piden una indemnización de 18 mil 375 pesos por hectárea cada uno.

Los quejosos argumentan que el abono no cumple con los requisitos mínimos de nutrientes, lo que provocó raquitismo en sus plantas o que perdieran sus cosechas.

“Quienes aplicaron este fertilizante y no lo mezclaron, sus cultivos no se desarrollaron. De cada 100 kilos de fertilizante, 90 son de tierra inerte”, acusó el ingeniero agrónomo Antonio Mendoza.

El texto entregado al Congreso de Guerrero señala que los beneficiarios del Programa Gubernamental de Fertilizante y Transferencia Tecnológica recibieron para el ciclo primavera-verano 2017 ocho costales de 50 kilos cada uno, con supuesta mezcla para ayudar al cultivo de maíz.

Sin embargo, las plantas no crecían, por lo que, al someter el fertilizante a análisis en la Universidad Autónoma de Chapingo, el estudio arrojó que se trata de tierra inerte.

Antonio Mendoza, ingeniero agrónomo y exedil de ese municipio que se localiza en la zona de La Montaña de Guerrero, explicó que el abono entregado por Figueroa está empobrecido, pues ni siquiera alcanza los niveles y proporciones básicas de nitrógeno, potasio y fósforo necesarios para que crezca el maíz.

Mendoza explicó que en agosto pasado la Universidad de Chapingo analizó tres muestras, en las cuales se dieron resultados idénticos, mientras que de los estudios practicados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de Guerrero aún no hay respuesta.

“Sumando los dos paquetes en cuanto a su contenido de nutrientes (aun cuando no es el más idóneo) hubiésemos aplicado por hectárea 124 kg de nitrógeno, 138 kg de (fósforo) y 22 kg de (potasio). Con dicho porcentaje de nutrientes por hectárea nuestra cosecha sería de 6 toneladas mínimo.

Pero haciendo un comparativo con los resultados de los análisis practicados por la Universidad Autónoma de Chapingo, no coinciden en cuanto a los procentajes, presentando una enorme deficiencia de nutrientes”, se lee en el documento.

Mendoza dijo que muchos de los productores alcanzaron a salvar sus cultivos, pues añadieron abono que ellos mismos compraron.