Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AMLO da segunda llamada para que Slim se quede con el nuevo aeropuerto

Así como se hizo de Teléfonos de México. Hace falta mucho dinero para construir el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, por lo cual si quieren que se haga debe ser con dinero de privados, lanzó el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con especialistas fue un llamado para justificar que Carlos Slim se haga cargo de la construcción, junto con otros inversionistas de la iniciativa privada.

“Empresarios como Carlos Slim y otros tienen obras en el aeropuerto de Texcoco que se está construyendo, inversiones, y que están planteando que se puede terminar el aeropuerto de Texcoco con un costo menor si se abaratan materiales y se compran materiales en México, si se fortalece el mercado interno. No sé si pueda reducir el tiempo de construcción porque ese es otro asunto.

“En definitiva, el nuevo aeropuerto estaría terminado, si nos va bien, en el 2024, prácticamente nos pasaríamos todo el sexenio construyendo el nuevo aeropuerto”, expuso.

Esto, luego de que el futuro titular de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, le presentara un panorama del Nuevo Aeropuerto en el que el avance en Texcoco no es del 35%, sino del 20%.

Además, el fideicomiso ha solicitado hace unos días 88 mil millones de pesos del presupuesto público para continuar con la obra.

“Esto no es posible, nosotros no podríamos financiar esto”, sostuvo.

 

El gobierno federal regalaría al magnate unos dos mil 500 millones

Súper Slim hará con menos el nuevo aeropuerto, reduciría el tiempo de construcción para que sea inaugurado por López Obrador y sobretodo sus ganancias serían mayores, pues el gobierno federal le dejaría la concesión y los dos mil 500 millones que se han invertido hasta el momento, por parte del dinero de los mexicanos.

No hacer el aeropuerto en Texcoco representaría pérdidas por 120 mil millones de pesos en pérdidas, incluyendo las multas que debería pagar el gobierno federal por cancelación de contratos.