Amnistía de Morena, en la CDMX, beneficia a 150 manifestantes del grupo Anarquista

Diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, aprobaron dar amnistía a 510 detenidos en marchas, quienes habían sido juzgados por ataques a la paz pública, rebelión, ultrajes a la autoridad, motín, sabotaje y sedición.

Los legisladores avalaron la iniciativa, propuesta por la diputada, ahora morenista, Beatriz Olivares, con lo que se les retiraron las sentencias a los detenidos durante las protestas registradas en el periodo de 2012-2015, en especial de las marchas del 1 de diciembre de 2012, 2 de octubre de 2013 y 20 de noviembre de 2014.

Entre los beneficiados con esa amnistía aparecen integrantes del violento grupo de anarquistas que participaron en la marcha #1DMX.

Actualmente son solo tres personas las que permanecen en la cárcel, 96 en proceso y todos los demás, según los diputados, purgaron condenas de forma injusta y fueron criminalizados.

La iniciativa de Morena, con tres años de retraso, fue aprobada con 40 votos a favor y cero en contra. Las nueva disposición entrará en vigor cuando se publique en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México y eximirá de los cargos a aquellas personas que fueron detenidas en el periodo mencionado.

En los casos de imputados con causas pendientes, el Juez competente decretará de oficio el sobreseimiento sin restricciones en favor de los procesados por extinción de la acción penal, ordenando la libertad.

Además los beneficiarios de esta ley no podrán ser en el futuro detenidos, aprehendidos, ni procesados por los delitos que le fueron imputados y cometidos estrictamente durante el periodo señalado.

La protestas identificada como #1DMX, ocurrió durante la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como presidente de la República.

Los grupos autodenominados como anarcos, rompieron un cerco en los alrededores de la Cámara de Diputados, por lo que la policía lanzó gas lacrimógeno y ellos en respuesta arrojaron bombas molotov.

En Bellas Artes se registró otro enfrentamiento entre policías y manifestantes. En la gresca hubo gas lacrimógeno, piedras y cohetones.

Decenas de manifestantes se concentraron frente a Palacio Nacional para gritar consignas, quitar las vallas de seguridad y aventar botellas de agua a los policías que permanecían en el lugar.