Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“¡El amor y no el odio hará grandiosa a América otra vez!”

La denominada “Women’s March” se realizó en diversas ciudades del mundo, un día después que Donald Trump jurara como presidente de Estados Unidos reunió a millones de personas. En México hicieron parada frente a la embajada de ese país para gritar consignas.

Al grito de “¡El amor y no el odio hará grandiosa a América otra vez!”, alrededor de 150 personas expresaron su descontento contra el sexismo, la discriminación, el racismo y la intolerancia. Las participantes, tanto de México como Estados Unidos, exhortaron a los líderes de ambos gobiernos salvaguardar los valores de la decencia humana, los derechos humanos y la libertad.

“Hoy mujeres y sus familias se unen en pueblos y en ciudades de todo el mundo para marchar en solidaridad con las comunidades más afectadas por el odio y la intolerancia”, señaló Jessica Joyce, una de las líderes de Womens March en México.

La Marcha de las Mujeres se replicó en la capital de Oaxaca, donde manifestantes exigieron políticas de igualdad en Estados Unidos.

Aproximadamente un centenar de mujeres estadounidenses y mexicanas, según los organizadores, realizó una protesta contra el presidente Donald Trump desde la Iglesia de Santo Domingo hasta el Consulado americano, en el centro de la ciudad.

Los inconformes cargaron con letreros que rechazan la construcción del muro y las deportaciones masivas, además de que pidieron un tratado de comercio justo para México.

“Great USA! Great Mexico!”, “Respeta a todos/Respect everyone” y “Yo no apoyo al muro”, fueron algunos de los mensajes que destacaron durante la caminata. Los mensajes de solidaridad con los mexicanos fueron llevados por niños, adultos mayores y personas en sillas de ruedas.

Casi 70 mil personas se congregaron en tres ciudades de Texas para sumarse a la denominada “Marcha de las Mujeres”. A pesar de que la organizada en la capital, Austin, fue la que tuvo más éxito en el estado sureño, ya que tuvo una asistencia de 40 mil personas, dos marchas más tuvieron lugar en Dallas y en Houston que reunieron a unas 7 mil y 22 mil personas, respectivamente, según fuentes policiales.

“Durante muchos años me han dicho que ser diferente está mal. Estoy aquí para deciros que no podría estar más orgullosa de serlo y que la diversidad es lo mejor que tiene Estados Unidos”, exclamó Lizzie Velásquez, nacida en Austin con una enfermedad congénita poco común.