Anahí, hecha un esqueleto tras el poder de Primera Dama en Chiapas

Anahí, hecha un esqueleto tras el poder de Primera Dama en Chiapas

Ni tres años le duró el gusto a Anahí Puente al haberse desempeñado como Primera Dama en Chiapas, que ahora luce completamente diferente a como entró cuando su actual marido, el todavía gobernador Manuel Velasco, le propuso matrimonio.

Y es que en agosto de 2015, la cantante y actriz Anahí, de entonces 32 años, se dejaba ver en una de sus mejores épocas luciendo muy guapa, pero esa percha se fue desdibujando conforme pasaban los días sometida a los caprichos de su marido en el poder.

Habrá sido por la frustración, el abandonó y hasta por la presión, pero lo cierto es que en una reciente fotografía, la actriz Anahí Puente luce demacrada y hasta con la mirada opaca, lo que da cuenta que su estancia como Primera Dama de Chiapas la perjudicó enormemente, en cuanto a su apariencia se refiere.

Si bien, en enero de 2017, Anahí, dio vida a su primer hijo, eso no implicaba que la ahora actriz en el semiretiro se vea tan acabada, y en vez de aparentar siquiera su edad actual, ahora se vea de al menos de 40 años o más.

Los efectos negativos del poder en Anahí se pudieron corroborar en las semanas recientes, cuando presumiendo de su supuesta vida feliz, publicó varias fotos en sus redes sociales, donde sus seguidores se dijeron sorprendidos por lo desgastada que se encuentra su popular cantante.

Mientras algunos cibernautas le recomendaron que fuera con una especialista para verificar si pasaba algo malo en ella, otros más le recalcaron que desde que se casó con Manuel Velasco, su carrera se ha venido abajo, y ahora lamentablemente, también su apariencia.

Para Anahí, el desempeñarse como Primera Dama en Chiapas no ha sido nada fácil, pues ha sido duramente criticada al señalársele como una oportunista que nada sabe de las labores sociales de esa investidura.

Asimismo, se ha mencionado que Anahí ya está harta de cubrir las apariencias, y en varias ocasiones intentó retomar su carrera, sin embargo, su marido nunca se lo permitió, lo que ocasionó que la cantante se sumiera en la amargura y en la depresión.

A pocos meses de acabar la gestión de Manuel Velasco al frente de Chiapas, y próximo a convertirse en senador en la legislatura entrante, se especula que Anahí por fin pueda regresar a la Ciudad de México para intentar revivir su carrera artística, pero las marcas del desgaste serán difíciles de borrar.