Anaya cumple sus promesas; demanda por corrupción a Peña, Meade y Calderón

 

“Por México al frente” se presentó ante la Procuraduría General de la República para denunciar al presidente Enrique Peña Nieto y al candidato priista José Antonio Meade por los posibles actos de cohecho que se cometieron en la firma de un contrato para el suministro de etano al complejo petroquímico Etileno XXI de Pemex.

Ricardo Anaya, el candidato de la mencionada alianza para la Presidencia de México, lo había advertido y lo cumplió.

Ahora se entiende porque el uno nno quiere romper con el otro…

Además de los directamente señalados, la demanda involucra “a quien resulte responsable” y en este grupo figura el expresidente Felipe Calderón, en una red de corrupción en la que se incluyen otros funcionarios públicos y empresas tanto mexicanas como extranjeras.

De acuerdo con la demanda presentada ante la Procuraduría General de la República (PGR)  por los abogados Paulo Genaro Díez Gargari y Alfredo Figueroa Fernández deja al desnudo los negocios que históricamente se han hecho al amparo de la privatización de la industria petrolera, sin olvidar el poder político y el tráfico de influencia que se usa para conseguir sus propósitos.

   

A través de sus abogados, Anaya denuncia: 1) La firma del contrato de suministro de Etano celebrado el 19 de febrero de 2010 entre Pemex Gas y Petroquímica Básica y 2) Los decretos a través de los cuales el gobierno Federal desplazó ilegalmente a los posibles competidores de Braskem-Idesa mediante el incremento del impuesto a la importación de polietileno, para permitirle vender polietileno caro en México.

Uno de los voceros de Por México al Frente, Alfredo Figueroa, afirmó que la presentación de la denuncia, a dos semanas de la jornada electoral por la Presidencia de la República, tiene que ver con la aparición recientes de nuevas pruebas.

“La razón de esta denuncia tiene que ver con la aparición, no hace mucho, de evidencia nueva, que permite ver el modus operandi, el mecanismo que transexenalmente se ha empleado, justamente, para incrustar los intereses de empresas privadas y servidores públicos, como es el caso de Odebrecht”, dijo.

Resaltó que se trata de un esquema criminal diseñado y ejecutado por una sofisticada red de corrupción en la que participan empleados públicos y empresarios, en perjuicio de Pemex y de la economía nacional.

Puntualizó que como funcionario de alto nivel en el Consejo de Administración de Pemex que en en el sexenio de Felipe Calderón, Meade firmó “un decreto publicado siete días, siete días, antes de que terminase el mandato de Felipe Calderón, que garantizaría a Odebrecht el incremento de impuesto al polietileno, el polietileno, se produce justamente a través del etano”, dijo.

La Auditoría Superior de la Federación señala que el daño patrimonial que se causó a Pemex asciende a 1,935 millones de pesos, sólo entre abril y diciembre de 2016.

Otros de los imputados en la demanda son la firma subsidiaria de Odebrecht, la brasileña Braskem; la mexicana Idea -propiedad de la familia del actual embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, quien a la vez es amigo de Luis Videgaray y del propio Meade desde que fueron compañeros en el ITAM.

José Antonio Meade y Emilio Lozoya son parte del engranaje que permitió el fraude; el primero era subsecretario de Hacienda y presidió aquella reunión del Consejo de Administración, además de que minorizó las advertencias de que el proyecto era inviable.

Ya con el mecanismo andando, el 23 de noviembre de 2012, en su calidad de secretario de Hacienda, firmó el primer decreto que permitía el incremento del impuesto a la importación de polietileno, apenas 7 días antes de que terminara la gestión de Calderón Hinojosa.

Por su lado, Lozoya está acusado de haber recibido varios millones de dólares que podrían haber servido para financiar la campaña de Peña Nieto a la Presidencia.