Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Angélica Rivera salió muy cara como primera dama e hizo muy poco, o nada, en el DIF

La actriz Angélica Rivera pasa a la historia de las primeras damas como la que menos hizo y más gasto. Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, no llegó ni a las cien apariciones públicas como presidenta honoraria del DIF y jamás presentó el plan de trabajo que le interesaba desarrollar.

Mientras, el sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF Nacional) operó y gastó por su cuenta millones de pesos mientras los desastres naturales azotaban y sacudían al país o niños morían de hambre.

Una revisión de los contratos publicados en el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT) y la página Compranet arrojó un gasto global de 49.3 millones de pesos en eventos que fueron desde conmemoraciones al adulto mayor, entrega de premios, reinauguración de casas de cuna o torneos de boliche.

El monto habría alcanzado para comprar más de 900 millones de cobijas para ancianos o niños en vulnerabilidad, si se considera el precio unitario de 49.50 pesos, con el que el sistema las adquirió durante el sexenio de Peña.

Para Alfredo Paredes Zamora, director general de Capitol Consulting & Communications, una empresa especialista en imagen pública, el DIF y la ausencia de la primera dama fue una de las contradicciones más fuertes de los mensajes que envió el gobierno de Peña Nieto a los ciudadanos.

 

Se recordarán más sus escándalos

Un matrimonio que todo parece indicar terminará con el sexenio, pues así se estableció en el contrato. Berrinches de la pareja presidencial en los viajes que hacían juntos son parte de los escándalos con los cuales se recordará a la actriz de Televisa, Angélica Rivera.

 

En 2014, el grupo de Aristegui Noticias reveló que la familia presidencial habitaba una casa valuada en 86 millones de pesos, la cual según la primera dama había pagado con sus ahorros, la llamada Casa Blanca.