Con atractivas doncellas indígenas querían convencer a ingleses de irse a vivir a América

Métodos de relaciones públicas fueron utilizados para vender a los ingleses la idea de establecerse en las colonias americanas.

En 1605, Jorge Waymouth, comandante de un viaje comercial a la costa de Maine, regresó a Darmouth con un valioso cargamento de pieles y cinco doncellas indígenas cautivas.

Las muchachas aprendieron el idioma inglés y adoptaron la forma de vestir y las costumbres inglesas, incluyendo el gusto por la cerveza.

Hicieron innumerables apariciones públicas alabando su tierra nativa como un verdadero paraíso. Fueron una sensación.
Fuente: IA