Autoridad cede y negligencias médicas podrían quedar impunes

Precisamente porque no son dioses pueden y deben ser juzgados. La presión organizaciones civiles permitieron que el doctor Luis Alberto Pérez Méndez, acusado de homicidio doloso contra un niño de Oaxaca, fue liberado para que siga el proceso en libertad.

No fue ni el debido proceso, sino la amenaza de un paro convocado por el gremio médico, al margen de las acusaciones que se han hecho a los galenos.

La orden de liberación se giró debido a que se encontraron vicios en la causa penal 288/2018, según explicó Abraham Dávil, abogado del especialista, que había sido vinculado a proceso y sujeto a prisión, pero ahora seguiría su proceso en libertad.

“De esta manera, se sientan las bases para esclarecer y hacer justicia en los lamentables hechos en los que se vio involucrado el Dr. Pérez Méndez, al intervenir quirúrgicamente a un menor que posteriormente falleció. Es evidente que un médico en el ejercicio de su profesión busca el bienestar de su paciente y en sus acciones en ningún momento existe la voluntad de producir un daño”, señaló el Tribunal.

En tanto, David Sánchez, dirigente nacional del movimiento #YoSoyMédico17, anunció en un video a través de Facebook que la liberación del médico es un logro del gremio, que desde la semana pasada emprendió una serie de acciones para exigir la liberación del galeno.

Lo logramos, lo logró todo este movimiento nacional porque no tuvimos miedo de enfrentar a las autoridades por una injusticia terrible, que ojalá que nunca vuelva a pasar.

En noviembre del año pasado, Pérez Méndez atendió al menor en el hospital privado Del Valle para atender la fractura del brazo. Durante la atención, el menor presentó un cuadro de broncoaspiración.

Sin embargo, fue hasta la noche cuando se pudo conseguir un hospital más adecuado para el menor. No obstante, el traslado no se realizó ya que el niño ya había muerto.

Al respecto, la Fiscalía General del Estado de Oaxaca imputó el cargo de homicidio doloso al doctor ya que consideró que la clínica donde fue atendido el menor no contaba con el equipo necesario, ni con un área de terapia intensiva.

En su defensa (replicada por miles de doctores en redes sociales y manifestaciones públicas), el doctor afirma que muchos hospitales no cuentan con el equipo adecuado, razón por la cual deben trabajar con lo que tienen.