Banxico pone el dinero tan caro como en 2009; Presidencia dice que estamos mejor

Un golpeado peso por el dólar y el precio de los combustibles, gasolina y gas LP obligaron al Banco de México (Banxico) a incrementar en 25 puntos base su tasa de interés de referencia, con niveles no vistos desde hace más de una década.

Mientras que los mexicanos se enteraban de que los créditos serán más caros en la Presidencia de la República se empeñaban a dar buenas noticias, aunque no reales, y declaraban que la economía mexicana está mejor que nunca, quizá solo la ellos.

“Pensamos que la Junta de Gobierno incrementará la tasa de referencia en 25pb para ubicarla en 7.75% con el fin de fortalecer su posición ante estos riesgos y dar una mayor certeza de que la inflación convergerá a su objetivo”, indicó Banorte en su análisis económico semanal.

Por su arte, Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, aseguró que la economía mexicana tiene números positivos en diversas áreas, incluso, registra cifras récord que se han observado en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Destacó que la inflación más baja de la historia se ha dado en la administración del presidente Peña, mientras que la mayor cifra de Inversión Extranjera Directa (IED) se ha dado también en el presente sexenio.

Esto pese al incremento de productos básicos como la tortilla, el pan, las gasolinas, el gas LP y muchos más y haciendo a un lado la incertidumbre que afecta por la renegociación del Tratado de Libre comercio de América del Norte.

El instituto central considera que entre los riesgos para la inflación están que el tipo de cambio continúe presionado por el entorno de mayores tasas de interés externas y de fortaleza del dólar, así como por la renegociación del TLCAN y el proceso electoral.

Además, persiste el riesgo de continuar enfrentando presiones al alza en los precios de algunos energéticos o de enfrentar choques en los precios de los bienes agropecuarios, y que la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presione a la inflación.

El banco central resaltó que en caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, estará atento a que este se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios.