Banxico sube tasas de interés para frenar inflación provocada por reformas de gran calado

La inflación se ha ido de las manos al gobierno. Por ello, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió aumentar el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 25 puntos base, a un nivel de 7.25 por ciento.

Con esa resolución el banco central busca frenar la inflación que aunque aseguran que ya tocó el techo, desde hace tres meses no ha parado su ascenso. Además se iría en línea con el aumento anunciado por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

En su último anuncio de política monetaria del año, y el primero que encabeza Alejandro Díaz de León como nuevo gobernador del instituto central, informó que decidió elevar la tasa de referencia de 7.00 a 7.25 por ciento, luego de haberla mantenido sin cambio en tres ocasiones, para contrarrestar los niveles de inflación, el cual alcanzó en noviembre pasado los 6.63 por ciento anual.

En noviembre, la inflación general mostró un aumento respecto a septiembre, al pasar de 6.35 a 6.63 por ciento anual, principalmente por incrementos en los precios de los energéticos, destacando el del gas L.P., así como el alza en los costos de ciertas verduras y frutas.

Así, las expectativas de inflación del cierre de este año se elevaron entre septiembre y noviembre de 6.30 a 6.50 por ciento, en respuesta al incremento reciente de la inflación, pero las de mediano y largo plazo permanecieron alrededor de 3.50 por ciento.

Reconoció que dada la simultaneidad y magnitud de los choques que han venido afectando a la inflación, y los altos niveles que ésta ha registrado recientemente, el principal reto que enfrenta la Junta de Gobierno es mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazos y reforzar la tendencia descendente de la inflación general hacia su meta de 3.0 por ciento.

Por ello, la mayoría de la Junta de Gobierno decidió aumentar el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a 7.25 por ciento, aunque un miembro votó por incrementar el objetivo para la tasa de interés de referencia en 50 puntos base.

Hacia adelante, la Junta seguirá muy de cerca la evolución de la inflación respecto a la trayectoria prevista, considerando el horizonte en el que opera la política monetaria, así como la de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazos.

Esto incluye la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, el traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios y la evolución de las condiciones de holgura de la economía, refirió el instituto central.