Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¡Bomba!… Descubren Estafa Maestra en Yucatán, otro botín millonario

El exgobernador Patricio Patrón Laviada denunció un presunto desvío de recursos de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) por más de 160 millones de pesos, en un modus operandi similar al que empleó Rosario Robles, cuando dirigía la Secretaría de Desarrollo Social en la denominada “Estafa Maestra”.

De inmediato, el gobierno estatal rechazó las afirmaciones. “El Gobierno del Estado rechaza categóricamente la actitud del ex gobernador Patricio Patrón Laviada con fotos donde pretende acreditar situaciones que no son reales en el Hospital de Tekax y acusa sin fundamento desvíos en el sector salud, pues la salud no debe ser utilizada para lucro electoral por parte de ningún de ningún partido político”, especifica.

Sin embargo, Patrón Laviada explicó a detalle cómo se realizó el presunto fraude.

Trabajadores del sector salud, que solicitaron anonimato, le hicieron llegar los documentos que mostróPatrón Laviada. Así, expuso que durante 2015 la SSY gastó 160 millones de pesos en supuestos estudios científicos en materia de salud que asignó de manera directa a constructoras y empresas de control de plagas y de diseño de páginas web, y hasta a comercializadoras de mariscos.

En conferencia de prensa, destacó que el dinero desviado para esos estudios, que además los contratistas nunca entregaron, estaba destinado al tratamiento médico de niños yucatecos, y en el caso del hospital de Tekax, recalcó, los infantes que lo requieren son nebulizados en cajas de cartón.

Precisó que son 61 las empresas involucradas en la presunta estafa, cuya función al parecer sólo fue la emisión de facturas.

   

Por citar algunos ejemplos, detalló que a la compañía PV Tempus Steel and Tools S.A. de C.V., dedicada a la comercialización de pescados y mariscos, se le encargó un estudio sobre la epidemiología del talipes (una malformación de los pies) en el estado de Yucatán. Y la importadora Stream Medows Trading Co S.A. de C.V. estudió las incidencias de afecciones maternas.

A Ok Aplicaciones y Más S.A. de C.V., cuyo giro es la fumigación y el control de plagas, se le contrató para revisar el “Panorama actual de la shigellosis, determinándose su impacto, e informar sus efectos y medidas a establecer para su prevención”.

La shigellosis es una infección intestinal causada por la bacteria Shigella, que se transmite por el contacto con heces humanas contaminadas.

Valzur Comercio y Negocio S.A. de C.V., avocada a la programación web, tuvo a su cargo el estudio y diagnóstico de las enfermedades del adulto mayor.

La SSY –abundó– contrató y pagó “de manera atípicamente rápida” estudios sobre la lepra, el mal de chagas, enfermedades pulmonares, violencia familiar y sexual, accidentes de tráfico, patologías auditivas, anorexia y asma.

Resaltó que por cada estudio se pagaron más de un millón de pesos, pero en los contratos no aparece ningún especialista, centro de investigación o universidad, pública o privada, y lo peor es que “en la mayoría de los casos, ni se entregaron”.

Además, de las 61 empresas implicadas, “hay 16 boletinadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), en apego al artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación”.

Explicó que el SAT boletina a una empresa cuando se comprueba que simuló operaciones o realizó actividades ilícitas. Dichas empresas son Beco Peninsular, CMC del Golfo, Flager, Gaco Multiservicios, GN Global, Hexagono Expert, HGM México Comercial, Integral Experts de México, Maquiab, Nemrott Soluciones Integrales, Ok aplicaciones y más, Qbol, Quimex Especialistas, Tromax, Deconstmat y Gestpro Regional.

También dijo que hay empresas que comparten domicilio fiscal, por ejemplo, Qbol, Maquiab, Hexagono Expert y Beco Peninsular, con dirección en el número 232 de la calle 36, entre 29 y 33, del fraccionamiento Francisco de Montejo.

 

En el caso de Govermet Solutions México S.A. de C.V. se encontró otro contrato para la instalación de la plataforma tecnológica «Hardweb.net», de la que no se tienen evidencias, por lo que, al parecer, “se pagó por humo casi 33 millones de pesos”.