Brecha en educación es por dinero y falta de tiempo

Solo unos 20 años piden para ver mejoras. La educación entre escuelas públicas y privadas mantiene una separación ascendente, según los resultados de la prueba Planea 2017, aplicada por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). A lo cual la Secretaría de Educación Pública pidió tiempo.

“No podemos saber cuándo van a ser visibles los resultados de la reforma (educativa) (…) Podría tratarse de hasta dos décadas”, explicó el consejero presidente del organismo autónomo, Eduardo Backhoff Escudero.

En una escala de 200 a 800 puntos ( y donde la media fue de 500), en el 2017 el puntaje promedio nacional en Lenguaje y Comunicación fue de 495 y en Matemáticas de 497; mientras que en la medición anterior (en el año 2015) el puntaje fue de 500 en ambos rubros; es decir, bajó en cinco y tres puntos, respectivamente.

             

En tanto, el consejero de la Junta de Gobierno del INEE, Gilberto Guevara Niebla, coincidió que la pobreza tiene un efecto indirecto decisivo sobre los resultados de aprendizaje, pero señaló que en esas zonas es donde hay más movilidad del magisterio, lo que también influye en los resultados.

“Los estados más pobres son precisamente estos tres: Chiapas, Michoacán y Oaxaca, lo que nos obliga a sustraerlos de las estadísticas; sin embargo, en el 2017, ya hubo mayor participación por parte de las escuelas”, agregó Guevara Niebla.

Al presentar las conclusiones de la prueba, que remplazó a Enlace en el 2015 y que ahora es aplicada cada dos años a estudiantes de educación básica, se informó que no fueron incluidos Chiapas, Michoacán y Oaxaca por no alcanzar un número representativo de alumnos que sí hicieron dicha prueba, dichas entidades es donde se espera mayor rezago educativo.

Hernández Uralde detalló que otro factor en contra de la esducación: “Está asociada con la poca escolaridad de los padres de familia que sus hijos estudiaran en escuelas menos equipadas y en condiciones más precarias”.