Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cada mes el gobierno de México gasta $5 millones en pensión a expresidentes; eso se acabó

En los próximos días habrá de publicarse la ley que pone un alto a las pensiones para expresidentes que cuestan a los mexicanos cinco millones cada mes, pues no solo es el efectivo que reciben, sino las otras prestaciones que habrán de quitarles.

Martí Batres, senador por Morena, dio a conocer el monto que se debe pagar para atender a cada exresidente, lo cual incluye otros tipos de prestaciones, no solo la entrega de la pensión líquida, “porque hablamos de personal, guardias y una serie de apoyos adicionales.

“Alrededor de cinco millones de pesos se invierten cada mes en cada uno de los expresidentes del país, incluyendo pensiones, apoyos adicionales y personal de seguridad”, señaló.

Aclaró que los exmandatarios tienen derecho a una pensión pero esta debe ser como el grueso de los servidores públicos, pero no a “una pensión especial por haber trabajado seis años de Presidente; en realidad, las pensiones y jubilaciones se regulan por muchos más años de antigüedad”.

El también presidente de la Mesa Directiva del Senado, aclaró que “en cuanto a las pensiones millonarias de los expresidentes, éstas no se sustentan en ninguna Ley. Se acaban porque la Ley establece que los servidores públicos solo pueden cobrar las pensiones que están fijadas por la propia legislación. No tienen fundamento legal alguno”.

Y explica que “hay que tomar en cuenta dos situaciones: aunque la Ley se ejerce inmediatamente, al día siguiente de su publicación, empieza a operarse a partir del Presupuesto de Egresos; la misma Ley lo indica”.

Es decir, en el Presupuesto, que se votará en el Congreso antes de que termine el año, se aprueba la remuneración del Presidente y todos los funcionarios. Como la ley establece que nadie puede percibir más que el jefe del Ejecutivo, esto obliga a que los demás entes, poderes y órganos autónomos fijen los salarios de los funcionarios públicos por debajo de ese salario presidencial.

Batres Guadarrama informó al pleno de la Cámara el 31 de octubre que el decreto de la Ley de Remuneraciones de los Funcionarios Públicos quedó promulgada ante la omisión del Ejecutivo en publicarla.

El legislador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) notificó al Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, sobre la decisión, luego de que los plazos del Presidente Enrique Peña Nieto para hacerlo quedaron agotados.