Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cancillería mexicana responde a nueva agresión de Trump; en EU es la “alta demanda”

El tráfico de drogas, armas y dinero es un problema compartido que se resolverá sólo si se tratan sus causas “de raíz”; es decir, la alta demanda de drogas desde Estados Unidos y la oferta desde México y otros países, respondió el Gobierno mexicano a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

La reacción mexicana se da después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recurrió a las redes sociales para calificar a México como “el país más peligroso del mundo” e insistir en que la construcción del muro a lo largo de su frontera sur lo deberá pagar México.

Con base en datos de la Organización de las Naciones Unidas, el gobierno mexicano negó ser “el país más peligroso del mundo” y sobre el otro tema afirmó que nuestro país “no pagará, de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia, un muro o barrera física que se construya en territorio estadounidense a lo largo de la frontera con México”.

La cancillería reiteró que la determinación “no es parte de una estrategia negociadora mexicana, sino un principio de soberanía y dignidad nacional”.

También aseguró que nuestro país “no negociará el TLCAN, ni ningún otro aspecto de la relación bilateral, por medio de las redes sociales o los medios de comunicación”.

México negociará de manera constructiva “poniendo el interés nacional por delante y buscando un resultado en el que los tres países norteamericanos ganen”.

Otro tema que destacó el presidente Trump sobre nuestro país fue el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, que genera altos grados de violencia, lo que justifica, de acuerdo con el mandatario, el reforzamiento de la frontera sur de ese país.

Al respecto, el Gobierno dijo que el tráfico, no sólo de drogas sino de armas y dinero, es un problema compartido que se resolverá sólo si se tratan sus causas “de raíz”; es decir, la alta demanda de drogas desde Estados Unidos y la oferta desde México y otros países.