Cartel Jalisco Nueva Generación, el cartel del sexenio de Peña

El gobierno federal le ha abierto camino a el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), pues en los últimos cinco años se ha expandido por todo México.

De acuerdo con estudios del centro InSight Crime , de momento, los réditos han compensado los riesgos que ha asumido el grupo liderado por Nemesio Oseguera, “El Mencho”.

En Oaxaca, la fiscalía de esa entidad no ha confirmado la presencia del grupo en el estado, los paralelismos con otras acciones del CJNG son evidentes.

De acuerdo a dicho análisis, el CJNG habría llegado a esta zona de Oaxaca para imponer un orden en el que desaparecerían delitos predatorios, como el robo, la extorsión y el secuestro. Se presentaron como los “matazetas”. presuntos representantes del CJNG telefonearon a medios locales para resaltar su alejamiento de los secuestros y las extorsiones, según narran los periodistas del lugar.

             

Michoacán es otro de los sitios donde el CJNG donde se puede comprobar que, año con año y aprendizaje tras aprendizaje, la organización ha logrado insertarse en conflictos preexistentes, identificando los conocimientos que puede aportar a las redes que pasan a beneficiarse de su nombre y de sus recursos, apunta InSight Crime en su análisis.

La conocida crisis de las autodefensas michoacanas, el CJNG se vinculó con civiles y grupos rivales como La Familia Michoacana, para aislar a Los Caballeros Templarios, la organización que en ese momento se percibía como la más dañina para la población.”InSight Crime.

El Cártel Jalisco Nueva Generación en la entidad y, en los mensajes, un presunto grupo que se autodenomina Fuerza Elite amenazaba con limpiar la plaza de “lacras, ladrones y extorsionadores”.

En Baja California el CJNG comenzó como ayudante en un enfrentamiento, pero terminó siendo catalizadora de conflictos mayores.

Aprovecharon los restos del cártel de los Arellano Félix para debilitar la hegemonía de la organización de Sinaloa, como muestra la cronología de enfrentamientos en lugares como Ensenada.

De acuerdo con la DEA, apoyan a grupos en Baja California Sur, donde hay un conflicto entre facciones del cártel de Sinaloa, en concreto entre Dámaso López, “El Licenciado”, y los hijos de Joaquín Guzmán, “El Chapo”, detenido por el gobierno de Peña.

La guerra entre cárteles, apunta el centro de estudios, llevó a que en la entidad aumentaran los homicidios en un 426% en el período 2013-2017.

Mientras que en el centro del país, Guanajuato ocupó el séptimo lugar en asesinatos en el primer semestre del año pasado, alcanzando 118 homicidios dolosos por mes. Si se tiene en cuenta la incidencia delictiva, llegó a ocupar el cuarto lugar de todo el país en cuanto a homicidios.

Las causas, refiere el análisis, son seguramente múltiples, “pero es notorio que individuos vinculados al CJNG operan en esa zona, para escapar de la presión de la Operación Jalisco, potenciada en 2015 tras el derribo de un helicóptero del ejército en ese estado.”

Los hechos en Oaxaca y Guanajuato tuvieron una asombrosa continuidad en Puebla. En noviembre, el CJNG utilizó su relación con algunos huachicoleros de la región para incursionar en el área metropolitana de ese estado, donde se habrían refugiado estos aliados por la presión militar para contener este lucrativo negocio.

En el sexenio de Peña han hecho de México territorio CJNG.