Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En Cataluña volvió a ganar la independencia; Puigdemont pide que sea de inmediato

Y libertad a presos políticos. Desde Bruselas, Bélgica, Carles Puigdemont, líder independentista catalán exigió al gobierno de Madrid a restituir “desde mañana mismo” la autonomía de Cataluña tras la victoria del bloque independentista en los comicios regionales extraordinarios.

Puigdemont, quien es imputado por la justicia española, y candidato por la alianza independentista Juntos por Cataluña afirmó que está dispuesto a discutir con el presidente del gobierno español Mariano Rajoy “sin condiciones”.

No obstante, le pidió que, como “un gesto de buena voluntad”, suspenda la aplicación del artículo 155 de Constitución española, que quita la autonomía de Cataluña, y retire de la región a los policías nacionales enviados y a los “hombres negros que toman decisiones ilegítimas en nombre de un gobierno imputado”.

El exjefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, había prometido durante la campaña que en caso de victoria de las fuerzas soberanistas volvería a Barcelona para ser investido presidente Generalitat junto al resto de su gobierno cesado. Sin embargo, sobre él pesa una orden de detención en España que podría dificultar el ejercicio de su cargo si Esquerra y la CUP accedieran a investirlo.

Puigdemont destacó el aumento de los votos a los partidos independentistas en una elección que han superado el precedente récord de participación, lo que, a su juicio, “deja claro que la receta de Rajoy ha fracasado”.

“Ha llegado ya de una vez por todas la hora de que se aplique la receta política. Y la política no se puede hacer sin dialogo. El reconocimiento de la realidad es indispensable para que hoy se plantee una solución”, sostuvo.

Por su parte, El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que prevé una “nueva era basada en el diálogo” en Cataluña, luego de una elección regional que puso al desnudo las divisiones entre los partidarios y adversarios de la independencia.

El presidente dijo que hablará con los nuevos líderes regionales siempre que no violen la Constitución. El Gobierno anterior convocó a un referendo por la independencia que fue declarado anticonstitucional por los tribunales.