Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cercanías del Nuevo Aeropuerto, el gran negocio de políticos y de Slim

Se le fue de más la boca a Slim. El magnate mexicano salió de sus oficinas para hablar a la prensa, como pocas veces lo hace, y defender el proyecto millonario del Nuevo Aeropuerto, pero el negocio no para ahí, pues lo que se hará alrededor de este será más redituable.

Carlos Slim dueño de casi todo el centro de la Ciudad de México y gran parte de Polanco y alrededores habló de más al decir que se podría hacer “una avenida Reforma”, es decir una zona de las más caras del país.

El empresario sugirió desarrollar una avenida “más ancha que Reforma”, con espacio para áreas comerciales, parques, fuentes, canchas de futbol, viviendas, comercios y hoteles a lo largo de una vialidad de 12 kilómetros, que incluirá espacios para captar agua de lluvia y alimentar los mantos acuíferos para frenar el hundimiento de la zona.

Para ello, los políticos mexiquense están comprando terrenos de cultivo muy baratos y en cuanto termine la construcción del nuevo aeropuerto esos terrenos, por lo que pagan unos cuantos pesos, valdrán millones.

“En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en un área como lo es el Nuevo Aeropuerto. Es un gran detonador, solo lo puedo comparar con el Canal de Panamá”, precisó Carlos Slim durante la defensa de esa obra.

En principio, detalló que esta obra permitirá detonar el desarrollo económico y social de una población de entre 4.5 y 5 millones de habitantes en una zona altamente marginada.

Actualmente, se estima que el proyecto, de 3 mil hectáreas es, por ejemplo, 9 veces más que el tamaño de Central Park y costará 60 mil millones de pesos en salarios y 120 mil millones de pesos para su construcción.

Como en la ciudad ya no hay mucho dónde construir, es necesario acompañar este proyecto con un desarrollo económico en toda la región, que incluya hoteles, hospitales, escuelas, con inversión tanto pública como privada, en los kilómetros que conectarán al viejo Aeropuerto Benito Juárez con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX.