Cerrarán 280 tiendas del ISSSTE; cuestan $2mil millones al año

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) pasará de 44 programas a ocho para alinearse con el presupuesto cero que se discutirá en el Congreso de la Unión, garantizando el pago de pensiones y la atención en salud.

Entre las medidas de austeridad que debe aplicar este organismo es el cierre de al menos de 280 tiendas. Aunque el sindicato ha negociado mantener esas plazas, es difícil la situación del organismo y nada puede hacer para mantener la tan elevada planilla laboral.

Y es que el crecimiento desmedido en el endeudamiento con proveedores, el número creciente de trabajadores y una mayor competencia fueron parte los factores que afectaron la operación de los súper del ISSSTE, que continuará con un proceso de cierre de sucursales en todo el país, y sólo “se quedarán aquéllas que no cuesten al erario”.

Así lo dio a conocer Luis Antonio Godina Herrera, director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), quien agregó que hay “un problema importante, muy pocas tiendas están en números negros o no le cuestan al instituto, por lo que la disposición de la Junta Directiva del ISSSTE –máxima autoridad- determinó quedarnos con las que no le cuesten al instituto, y en ese sentido estamos haciendo un ajuste importante”.

Sostuvo que le cuestan al instituto el equivalente a lo de dos hospitales generales al año: “Tenemos que abatir ese costo de alrededor de dos mil millones de pesos al año, evidentemente respetaremos dos cosas: el pago a los proveedores y los derechos de los trabajadores”.

De acuerdo con datos del instituto, la primera tienda se inauguró el 13 de julio de 1953, y se tenían registradas, en total 280; de las cuales se realiza una revisión de cuáles permanecerán abiertas, pero por lo menos “deberán quedar una por estado.

“Compactamos (los programas), tenemos 44 y quedaron en ocho, pero eso no necesariamente implica toda la reducción del gasto no prioritario. Al ser nuestros gastos parte del gasto social, esperamos hacer un ejercicio de racionalización sin pegarle a los programas importantes: toda la parte de salud, la de pensiones y la prestación de servicios culturales y sociales básicos (estancias, y créditos)”, explicó Luis Antonio Godina Herrera, director del instituto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.