El Chapo envía mensaje a la mafia: ni cooperación ni acuerdo con EU; teme que lo silencien

En un mensaje a la mafia del narcotráfico que el juez no le permitió leer, Joaquín Guzmán Lorea hace saber que no se convertirá en delator ni testigo protegido; se dijo listo para ir a juicio y enfrentar los 17 cargos que le imputan, como temiendo que atenten contra su vida.

Al término de una audiencia en la corte del distrito de Nueva York, a la que “El Chapo” se presentó demacrado, enfermo y temeroso, el abogado que lo defiende, Eduardo Balrezo, informó que su cliente tenía la intención de leer una carta ante la corte para expresar sus intenciones, pero el juez no lo permitió.

“Quería comunicar a su familia y a quien pudiera estar interesado, en que quiere ir a juicio, que no está interesado en cooperar o en lograr un acuerdo con el gobierno. Está interesado en ir a juicio y a tener su día de justicia ante la corte”, dijo.

Cuestionado sobre si el mensaje estaba dirigido a alguien en particular, el abogado precisó dijo que aquellos a quienes iba dirigido “saben quiénes son”.

En la audiencia, Guzmán Loera fue presentado con el traje azul marino de la prisión de alta seguridad en Manhattan, donde se encuentra detenido desde hace casi 13 meses, luego de su extradición desde México.

   

De acuerdo con Notimex, en la audiencia “El Chapo” lució demacrado y parecía estar más concentrado en establecer contacto visual con sus dos hijas y su esposa, Emma Coronel, que en los procedimientos legales.

Ya casi al final de la audiencia, Guzmán Loera hizo una petición a su abogado: “dígale (al juez) el problema que tengo de la cárcel, que estoy enfermo”. Fue la primera declaración pública del capo desde su extradición a Estados Unidos.

Guzmán Loera dijo estar enfermo “por toda la situación” y Balarezo intentó comunicar al juez lo que le había manifestado el capo, pero Brian Cogan indicó que el tema no estaba en la agenda, y que los asuntos a tratar debían ser notificado al menos con dos semanas de anticipación a la corte.

Ya fuera de la corte, Balerazo declaró a los medios que “El Chapo” sufre de “severos dolores de cabeza y vomita casi todos los días”. Reveló además que, a diferencia de otros presos, su cliente no puede comprar comida adicional a la que le proporcionan diariamente.

Además, afirmó que la temperatura es extremosa en la celda de Guzmán Loera, pues hace mucho frío en el invierno y calor en el verano, y pasa 23 horas encerrado, con una sola hora en que se le permite hacer ejercicio.

“Con esos dolores de cabeza (Guzmán), no se puede enfocar en preparar su caso. Una persona tiene derecho de ayudar con su caso a sus abogados”, reprochó Balarezo.

Sobre el pago que recibe por defender al capo sinaloense, el abogado aclaró que ha recibido un pago parcial para cubrir sus honorarios y los costos de asumir el caso de Guzmán. En total, dijo, fueron pactados tres pagos, pero no precisó quién paga sus honorarios.

En la audiencia, Balarezo también informó al juez sobre la queja de Guzmán de que las cartas que mandaba y recibía de su familia, se tardaban varias semanas en llegar a su destino.

El juez Brian Cogan fijó el inicio del juicio de Guzmán para el 5 de septiembre próximo, fecha en que comenzará a seleccionarse el jurado, cuyos miembros estarán protegidos durante la duración del proceso legal.