Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Circuito Mexiquense y Viaducto Bicentenario son monumento a la corrupción

Así como Felipe Calderón dejó la Estela de Luz y demás derroches por el bicentenario, de la independencia, En el Estado de México tienen su Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario como ejemplo de la corrupción en la entidad.

Las concesiones por parte del PRI a la constructora española OHL ha desatado una polémica que el partido gobernante ha tratado de esquivar y ante la que sus oponentes en esta contienda tampoco han querido profundizar.

De acuerdo con el diario español El País, el actor político más incisivo en las denuncias ha sido Ahora, un movimiento que busca capitalizar el hartazgo de los mexicanos en los partidos tradicionales con vista a las elecciones federales de 2018.

El nombre de OHL ha sobrevolado toda la campaña electoral del Estado de México, el más poblado del país, que elegirá gobernador este domingo, después de que la plataforma ciudadana impulsada por el exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez Icaza, plasmase en varios vídeos el esquema mediante el cual, según denuncia, el PRI habría financiado ilegalmente varias campañas electorales –presuntamente, también la actual, con 4.000 millones de pesos (215 millones de dólares)– gracias a los acuerdos alcanzados con la constructora y concesionaria española. Especialmente, los referentes a los dos citados desarrollos carreteros.

Ahora cifra en 90.000 millones de pesos (más de 4.800 millones de dólares) el monto total defraudado a las arcas públicas mexiquenses. Solo en el caso del Circuito Exterior, el fraude habría ascendido a casi 60.000 millones: inicialmente la obra fue tasada en 5.600, pero terminó costando 63.200 y acabó desembocando en la emisión de deuda de OHL a nombre del erario. Para ponerlo en perspectiva, el monto total de deuda pública del Estado de México en circulación asciende a poco más de la mitad de esa cifra: 35.000 millones. La constructora ha rechazado estas denuncias.

Según El País, los escándalos de corrupción le han costado caro a OHL y explica que hace justo un año, la firma presidida por Juan Miguel Villar Mir fue excluida del Ibex, el selectivo que agrupa a las 35 mayores empresas de la Bolsa de Madrid, para integrarse en el índice general. Cuando entró al Ibex —en 2008, en plena crisis financiera mundial—, sus acciones valían algo más de 13 euros. Hoy, menos de una década después, apenas superan los tres euros: un 75% menos. Respecto a su máximo de 20,3 euros, alcanzado a mediados de 2014, la caída supera el 84%: un pequeño inversor que apostase entonces por OHL con 1.000 euros, hoy solo tendría 160. En el parqué mexicano, el desplome ha sido algo inferior: sus acciones valen hoy la mitad que a mediados de 2014.

Sin embargo, ese indicador miente pues los verdaderos negocios de OHL y sus propietarios es la corrupción, la cual mantienen a la alza.