Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Con caída de la bolsa responden empresarios a otro golpe de Morena

Del error de octubre al jueves negro en la Bolsa. Bastó solo la amenazada del grupo parlamentario de Morena para que el índice de Precios y Cotizaciones (IPC) , principal referente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) acumulara un retroceso de 5.81% es decir, 1,416.16 puntos menos respecto al cierre de ayer, con lo que se ubicó en 44,190.25 unidades.

Esta pérdida representa la peor caída de 2018 para el referencial del mercado accionario mexicano y su peor descalabro desde agosto de 2011.

De las 35 emisoras que integran al índice, 33 mostraron movimientos negativos. El sector financiero fue el que  presionó fuertemente a la baja al selectivo mexicano, ante el proyecto de decreto que se presentará hoy y que plantea modificaciones a la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y de la Ley de Instituciones de Crédito, y propone prohibir a los bancos el cobro de comisiones en diversos conceptos.

El grupo financiero, señaló en una nota a clientes, que existe una alta probabilidad de que el Banco de México suba su tasa de referencia en 25 puntos base en su próxima reunión del 15 de noviembre.

Las acciones del Grupo Financiero Banorte lideraron las pérdidas al caer 11.9 por ciento, a 107.01 pesos; mientras que Santander bajó 8.02 por ciento, a 25.93; Inbursa cayó 9.86 por ciento, a 26.61 y las de Banco del Bajío retrocedieron 7.74 por ciento, a 25.61.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el pago de comisiones y tarifas representa cerca del 30% de los ingresos de la banca, lo que implica un impacto considerable en ingresos futuros de las emisoras del sector financiero.

Según reporte de Banco Base, desde el lunes de la semana anterior dicha expectativa causó también una notable venta de activos mexicanos, después de que se anunciara la próxima cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Ante esto, el sector financiero fue uno de los más afectados, principalmente por la pérdida de valor de los bonos emitidos para su construcción, lo que representa un riesgo adicional para la estabilidad del sector financiero en México.