Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Con un simple amparo, cualquiera puede cultivar o drogarse con marihuana

Aunque no estaba permitido, ya era tolerado. Ante el incremento de personas que se drogan en la calle, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) completó los cinco amparos que se requerían para generar jurisprudencia para el uso recreativo de la marihuana, aunque su venta sigue prohibida, sí la puede cualquiera que se ampare.

La semana pasada, cinco integrantes de la Primera Sala del máximo tribunal discutieron dos proyectos de sentencia, uno de la ministra Norma Piña y otro de Arturo Zaldívar, en los que se abordó la inconstitucionalidad de las normas que establecen la prohibición para que la Secretaría de Salud autorice el autoconsumo con fines lúdicos o recreativos de cannabis.

Según Piña Hernández expuso que al consumir cannabis de forma recreativa, los quejosos no incurrirán en los delitos contra la salud previstos tanto por la propia Ley General de Salud como por el Código Penal Federal.

La declaratoria de inconstitucionalidad anterior no supone en ningún caso autorización para realizar actos de comercio, suministro o cualquier otro que se refiera a la enajenación y/o distribución de las substancias antes aludidas, en el entendido de que respecto de estos actos no existió solicitud y el ejercicio del derecho al libre desarrollo de la personalidad no debe perjudicar a terceros”, dijo la ministro.

El ministro Zaldívar no quiso trabajar más y presentó su mismo proyecto, el cual propuso tres años atrás, el 4 de noviembre 2015.

La Primera Sala, ordenó a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), autorizar a los quejosos consumir personalmente marihuana, con el propósito de garantizar el derecho al libre desarrollo de la personalidad, lo cual permite a las personas mayores de edad decidir sobre qué tipo de actividades lúdicas desean realizar sin interferencia alguna. Sin embargo, se advierte que en ningún momento se “supone en ningún caso autorización para realizar actos de comercio, suministro o cualquier otro que se refieran a la enajenación y/o distribución de las sustancias antes aludidas, en el entendido de que el ejercicio del derecho no debe perjudicar a terceros”.

“Esta Suprema Corte de Justicia de la Nación considera que son inconstitucionales los artículos 235, último párrafo, 237, 245, fracción I, 197 247, último párrafo, y 248, todos de la Ley General de Salud, en las porciones normativas que establecen una prohibición para que la Secretaría de Salud emita autorizaciones para realizar las actividades relacionadas con el autoconsumo con fines lúdicos o recreativos del estupefaciente cannabis”, se lee en el proyecto.