Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Congreso de EU hace a un lado a los dreamers; Trump saborea su victoria

Al aprobar un acuerdo presupuestario sin ninguna protección para este sector de la población, el “Congreso cobarde deja a un millón (de jóvenes) en el limbo”, señaló la Coalición por los Derechos Humanos de Inmigrantes (CHIRLA).

Tanto republicanos como demócratas les volvieron a fallar a los “dreamers” al un presupuesto que no contempla alivios migratorios. Lorella Praeli, directora de políticas y campañas de inmigración de la Unión para las Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU), expresó que el Congreso falló a los “dreamers” por cuarta vez, en dos meses al dejar fuera de las negociaciones el tema migratorio.

El Congreso de Estados Unidos actuó más como un grupo “cobarde” que prefirió proteger su futuro político en lugar de defender a la juventud inmigrante, que está en peligro de ser deportada a partir del 5 de marzo próximo, aseveraron hoy activistas proinmigrantes.

             

“Los jóvenes inmigrantes son estadunidenses en todo, menos en una hoja de papel”, afirmó Melody Klingenfuss, organizadora juvenil estatal delCHIRLA-California Dream Network.

La Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos aprobaron un acuerdo presupuestario sin incluir una legislación que proteja a casi un millón de jóvenes inmigrantes que podrían ser deportados al expirar la protección que tienen bajo el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“El fracaso del presidente (Donald) Trump, los líderes de la mayoría en el Senado, Addison Mitchell McConnell, y de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, para llegar a una solución a este problema de inmigración tan específico será el albatros al cuello durante mucho tiempo”, advirtió Klingenfuss.

Desde que el gobierno de Donald Trump eliminó DACA, 122 jóvenes que se habían beneficiado con este programa pierden todos los días sus beneficios, pese a que más del 80 por ciento de los estadunidenses apoya la permanencia de estos migrantes en el país.