Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Congreso de Veracruz controla el Internet; cárcel a quien haga memes

Sin hacer ruido Morena aprobó la reforma del PRI. Los políticos de Veracruz ya no soportan la crítica por lo cual el pleno del Congreso de Veracruz aprobó una reforma legal para tipificar como delito la difusión de información o imágenes que dañen la reputación o autoestima de las personas.

Para enterrar la libertad de expresión Morena y PRI se aliaron y además consiguieron los votos del PAN y del PRD, con lo cual el pleno del Congreso de Veracruz aprobó una reforma bajo el título de acoso cibernético.

Los diputados locales avalaron imponer de seis meses a dos años de prisión y hasta cien días de trabajo a favor de la comunidad a quienes difundan por medios digitales los memes.

La sanción se aplicará a la persona que utilice cualquier medio de comunicación digital para difundir información lasciva o dolosa de otra persona, revelando, cediendo o transmitiendo una o más imágenes, grabaciones audiovisuales o textos que dañen su reputación o su autoestima y le causen con ello afectación sicológica, familiar, laboral o en su entorno cotidiano.

Se tomará como acoso cibernético poner en Internet una imagen comprometedora (real o fotomontaje) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlas a conocer en su entorno de relaciones.

Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar, por ejemplo, a la persona más fea, a la menos inteligente y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares.

Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona, determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales u otras manifestaciones dolosas.

Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.