Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Contienda por la Presidencia, un negocio familiar; involucran a sus parejas

La lucha por el poder va más allá de ideologías partidarias. Ante la revoltura del chapulineo y la venta de imagen de los candidatos ya no hay límite y los parejas de los aspirantes son involucradas, pues la política es un negocio familiar.

No dan propuestas, pero les gusta salir en la tele, y ahí están. Desde amas de casa pasando por profesionistas y hasta un expresidente impulsan las carreras políticas de sus cónyuges, todo por ser inquilinos de Los Pinos de 2018 a 2014.

Algunas amas de casa y profesionistas, otras militantes partidistas, y hasta un expresidente de la República, son el lado familiar de los precandidatos a la Presidencia de México para los comicios del próximo año. No tienen promesas puntuales frente a la ciudadanía, pero se quedarán en Los Pinos del 2018 al 2024.

Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Jaime Rodríguez y Armando Ríos Piter han expuesto lo que llaman su vida privada con el objetivo de mostrar “su lado humano” junto a sus hijos y su pareja.

Figurado en spots, sobre todo en la época de fin de año, y en sus redes sociales. Algunos podrían ser la fuerza de su campaña, pero también restarles puntos, según especialistas.

“Que tengan a su pareja siendo partícipe del mensaje genera una idea de camaradería, naturalidad, no tanto como una pose de foto, como lo normal, fue un acierto (en el caso de Meade) porque su esposa, Juana Cuevas Rodríguez, parece integrada, natural e influyente, de cómo la mujer tiene un papel importante en la familia y no solo está ahí como la pose para que se vea bonito por ser Navidad. Es diferente porque casi ninguna la pareja habla”, comentó Verónica Valdivia Alfaro, experta en comunicación interna gubernamental en México, Latinoamérica y España.

«Con los mensajes de Navidad, los precandidatos estuvieron con sus parejas y sus hijos, pero la única que habla es la esposa de José Antonio Meade, pero lo hace porque la familia en México es nuestro primer núcleo de transmisión de valores. Si esa persona se lleva tan bien con su familia, la protege, la cuida y la ama, entonces eso va a hacer con la ciudadanía que busca gobernar”, destaca la especialista para el portal El Debate.

Advierte cómo esa misma familia puede romper la delgada línea entre fuerza o debilidad en medio de la búsqueda de la silla presidencial: “Aquí como te vuelves una figura pública se tiene que tener mucho cuidado porque en política la percepción es realidad, y, en ese sentido, por ejemplo, una foto mal contextualizada puede generar el mensaje incorrecto o un video o un pequeño comentario”, explica la también ponente en seminarios internacionales.

Las habilidades humanas con la pareja y los hijos se vuelven la forma más contextualizada de crear popularidad, aunque no es la más importante, reconoce. La estrategia de la familia recae en lo que genera con el espectador.