Cordero propone despenalizar también la amapola; Congreso decidirá Ley de Amnistía

La exministra Olga Sánchez Cordero, la mujer que se perfila como próxima secretaria de Gobernación en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, habló de la despenalización de la mariguana, pero además se mostró a favor de permitir el cultivo y venta de amapola.

Durante su comparecencia en un noticiero matutino de televisión, planteó de igual forma la amnistía como una propuesta de justicia transicional.

Informó que promoverá consultas con especialistas y ONGs para estudiar la creación de leyes para despenalizar la mariguana y la amapola.

Respecto a la propuesta en el caso de la amapola la ex ministra de la Suprema Cortes de Justicia de la Nación sería que se legalice para fármacos, que el Estado mexicano regule su cultivo y se venda a farmacéuticas.

Refirió que hay muchos campesinos, mujeres, niños y jóvenes que son obligados a la siembra de la amapola, “que viven y mueren por ella”, y que en algunos estados de la República mexicana, por la pobreza y la necesidad, comunidades enteras se dedican al cultivo de la amapola.

   

Sobre la mariguana, la propuesta es distinta. Quien se perfila para ser la secretaria de Gobernación durante el gobierno de AMLO, señaló que países, como Canadá, y varios estados de la Unión Americana ya han legalizado el cultivo y consumo de esta droga con fines recreativos.

En lo referente al controvertido tema de la Amnistía propuesta por López Obrador, Sánchez Cordero destacó que ya cuenta con el esbozo de un proyecto de ley, aunque reconoció que será el Congreso es “quien tendrá la última palabra”.

Subrayó que dicha Ley de Amnistía implicaría un tema de justicia social, que no es ajeno al sistema jurídico mexicano, ya que se tiene que aplicar sobre hechos del pasado, en un periodo determinado, además de establecer el universo de personas a los cuales podría beneficiar dicha ley para la reducción de penas o su liberación.

Además, plantea la aplicación de una justicia transicional en México, ya que es clave en sociedades cuando se tiene una gran descomposición social, y con la transición a un tema de pacificación social.

Entre otros temas, Sánchez Cordero dijo oponerse a que López Obrador rechace contar con elementos de seguridad. Precisó que ya lo ha comentado con el virtual presidente electo y que espera convencerlo para que cambie de opinión respecto a su seguridad personal, pues afirmó que su integridad física “es un tema de Estado”.