Un crimen eliminar la reforma educativa: Ricardo Anaya

Eliminar la reforma educativa “sería un crimen”, por lo que sólo se debería redireccionar su instrumentación a la capacitación, aseguró el candidato a la Presidencia de la República de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés.

Consideró que la instrumentación actual de dicha reforma ha provocado tensión con el magisterio porque se gasta más en las evaluaciones que en capitación de los maestros, “hay que corregir la reforma, poner acento en la capacitación y que los exámenes tiene que ser en tres planos: maestros, alumnos y a las autoridades”.

Recordó que entre sus propuestas en materia educativa está la escuela de tiempo completo, donde los niños tengan además una comida saludable, mientras sus padres se capacitan para sus empleos.

Anaya especificó los distintos rubros de «no es normal», la campaña mediante la que buscará combatir el número de feminicidios, así como disminuir la brecha de desigualdad económica entre hombres y mujeres:

“No es normal que hoy Sinaloa ocupe el primer lugar nacional en feminicidios, y no es normal que hoy a las mujeres en nuestro país, por hacer el mismo trabajo y con la misma capacitación que los hombres, se les está pagando 30 por ciento menos; hacen el mismo trabajo y les pagan menos”. Anaya explicó que la violencia contra las mujeres y la inequidad en los salarios no es normal.

“Vengo a hacer un compromiso con ustedes, como lo he venido haciendo en toda la República mexicana. Cuando yo sea presidente de México, eso va a cambiar, a las mujeres se les va a respetar y, que quede claro, como dice la ley, a trabajo igual, salario igual”.

Expuso que de ganar las elecciones de julio próximo, trabajaría sobre todo en combate a la corrupción y a la violencia, y en abatir la pobreza y la desigualdad.

Respecto a la seguridad, Anaya Cortés dijo que se debería aplicar una nueva estrategia en el tema preventivo e invertir en deporte, promoción de la cultura, empleo y oportunidades de educación para los jóvenes.

Además, propuso una nueva secretaría para que atienda los temas de seguridad específicamente, duplicar el tamaño de la Policía Federal, y mantener el apoyo de la Marina y de las Fuerzas Armadas mientras no se tengan policías bien pagados y capacitados.