El crimen no disminuye y Fuerza Tamaulipas, una gran violadora de derechos humanos

Agresiones, incluidos robos, ejecuciones extrajudiciales y extorsiones, por parte de la agrupación policiaca conocida como Fuerza Tamaulipas han sido denunciados ante el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo (CDHNL) y que no han sido investigados, por lo cual permanecen en la impunidad.

En un recuento de casos elaborado por el CDHNL aparece a manera de ejemplo el caso de Jonatan Alexis Valdez Anzures, de 15 años, quien fue víctima de desaparición forzada a manos de Fuerza Tamaulipas el 12 de enero.

Otro de los casos que alcanzó mayor eco mediático fue el del bombero José Antonio Rodríguez Martínez, acribillado en marzo por elementos de Fuerza Tamaulipas, al parecer por no haber detenido su vehículo cuando se le ordenó, y a quien se le habría sembrado un arma larga para simular que él había atacado a los uniformados.

Un caso más donde Fuerza Tamaulipas habría estado involucrada es el de dos mujeres –una de ellas menor de edad– que el 24 de enero de 2017 fueron detenidas por esa agrupación en la misma carretera que Jonatan Alexis Valdez, mientras se dirigían a su domicilio.

Luego de ser llevadas a una brecha ubicada detrás de un balneario, las dos mujeres fueron torturadas y humilladas por sus captores durante una hora y media. La menor de edad, además, fue abusada sexualmente por el líder del grupo policiaco, identificado como Comandante Cobra.

Por ello, el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo hace una llamada para que dicha agrupación policiaca de élite, Fuerza Tamaulipas, ha cometido un gran número de atrocidades en dicho estado, las cuales no han sido investigadas y permanecen en la impunidad, sea investigada y se ponga un freno a la aplicación de la ley a gusto de ese grupo de policías.