Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Crimen organizado “pone orden” en Acapulco; incendia camión en plena Costera

A plena luz de día, sin ocultarse, sin temor a militares ni policías locales un grupo armado incendió un camión urbano de pasajeros en plena Costera de Acapulco, como represalia al paro de labores que realizaron los transportistas.

Y es que los concesionarios del transporte público en el puerto de Acapulco determinaron suspender el servicio ayer por la mañana como una protesta por las amenazas de muerte, homicidios y extorsiones de la delincuencia organizada en ese municipio.

Y se las cumplieron. Esa fue la razón por la cual, cerca de la 3 de la tarde un grupo armado interceptó un camión urbano de la ruta Caleta-Base Naval, en plena avenida Costera Miguel Alemán, obligó a los pasajeros a descender e incendió la unidad frente a decenas de testigos.

En el lugar, los sicarios dejaron una cartulina con el mensaje: “Ya estamos aquí Capuchino, deja de matar taxistas inocentes venimos por ustedes” (sic), en referencia al líder de una de las bandas que se disputa el control de los negocios ilícitos en el principal destino turístico de la entidad.

Para algunos medios locales, eso se debió a al disputa del trasporte entre camioneros, que están relacionados con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y taxistas, que básicamente son apoyados por el PRD.

Los concesionarios del servicio público, en su mayoría políticos del PRI, manifestaron mediante el paro –que duró más de tres horas– su hartazgo ante la extrema violencia que afecta sus actividades, así como las ejecuciones de transportistas y cobro de cuotas por parte de la delincuencia.

El presidente del Bloque 1 de camiones urbanos, Jesús Catalán Martínez, afirmó que la medida se tomó en protesta porque “a diario hay amenazas y extorsiones” e hizo un llamado al gobernador priista Héctor Astudillo Flores para que resuelva la inseguridad que tiene asfixiada a la sociedad porteña.