Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Débil, como todos los sexenios priistas, inicia el año la economía mexicana

Pese a la venta de los bienes de la nación que ha realizado Enrique Peña Nieto, la economía mexicana es frágil. El dólar, inflación y crecimiento económico son las principales variables macroeconómicas mexicanas que tendrán el poder de hacer temblar a los agentes económicos en el 2018.

En un contexto económico global desafiante y de un proceso electoral en puerta en nuestro país, áreas de análisis económico alertan sobre la posibilidad de una mayor debilidad de la divisa mexicana, de riesgos sobre más choques que incrementen la inflación y el temor de una mayor desaceleración económica, a causa de pausas en proyectos de inversión y de consumo.

De acuerdo con expertos de Sura Asset Management México, la economía nacional podría crecer por debajo del dos por ciento, toda vez que la volatilidad en el tipo de cambio continuará en la primera mitad de 2018 derivado del ruido político electoral, la renegociación del TLCAN y las presiones inflacionarias.

Existen elementos de incertidumbre provenientes de la inflación en servicios que podrían estar reflejando una brecha de producto positiva que el Banco de México no ha identificado del todo, o efectos de segundo orden derivados de una pérdida en la confianza del poder adquisitivo de la moneda o los incrementos en salarios mínimos, que de 2015 a la fecha acumulan un crecimiento de 34 por ciento (20 por ciento real)”, precisaron expertos de Sura.

La inflación no tuvo un buen 2017 a raíz de la debilidad cambiaria que se ha acumulado desde mediados de 2014 y el ajuste fiscal sobre las gasolinas de enero como preparación a la liberalización de sus precios, la cual ya ha arrancado en todo el país a partir del 30 de noviembre.