Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Declaración de bancarrota: guerra AMLO-Peña o promesas rebasadas

a declaración de que recibe a un México en bancarrota, en boca de Andrés Manuel López Obrador, tiene dos lecturas: es declaración de guerra contra el presidente Enrique Peña Nieto o bien que el presidente electo se dio cuenta de que las promesas rebasaron las posibilidades.

Después de reunirse con su candidata a ocupar la Secretaría de Economía, Graciela Márquez Colín, López Obrador parece querer echar reversa en otros de los varios compromisos que adquirió en campaña y que ha abortado.

Parece que la luna de miel que vivían el presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, y el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, duró apenas 75 días, luego de que el tabasqueño declaró que recibe un país en bancarrota.

En diferentes foros, Peña ha dicho que México maneja finanzas sanas y ahora, ante la afirmación de AMLO, mandó al titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, a desmentir a López Obrador.

   

González Anaya dijo que México no está en bancarrota y, como su jefe, que maneja finanzas sanas.

González Anaya aseguró que gracias a unas finanzas públicas sanas, una inflación convergente al rango del Banco de México (Banxico) y una sección financiera fuerte en capital y liquidez es como el país mantiene una estabilidad en materia económica.

En el marco de una reunión que sostuvo con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gonzáles Anaya dijo que para mantener dicha estabilidad macro “hay que asegurarse todos los día de mantener una situación de deuda relativamente baja como la que se tiene actualmente, comparada con la de otros países”.

En ese sentido, recordó que la economía mexicana ha enfrentado “vientos en contra” al destacar que actualmente el precio del petróleo mexicano “está arriba de 60 dólares” y que en 2016 tenía un precio de 18 dólares por barril.

Por su lado, el coordinador de la bancada de Morena en San Lázaro, Mario Delgado, rechazó que las declaraciones del presidente electo generen incertidumbre, ya que garantizó que se cumplirán todas las promesas presentadas durante las campañas.

“Al contrario, el mensaje es de tranquilidad, es de estabilidad, es de que el año que entra se van a respetar los equilibrios macroeconómicos y con este presupuesto y las medidas que se van a tomar van a ser un muy buen aliciente para nuestra economía y si a eso le sumas el tener un estado de derecho y construir la paz, sin duda que nos va a ir mejor a todos los mexicanos”, precisó el morenista.

En ese tenor, resaltó que la inquietud de los líderes empresariales por las declaraciones, obedece a que a ellos no les ha ido tan mal como al resto de los ciudadanos.