Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Defiende Collins a sus policías ejecutores de Iztacalco; argumentan intercambio de disparos

Como suele suceder, ahora que va de salida la actual administración perredista del gobierno de la Ciudad de México, parece que quieren meter en orden a su policía.

A poco más de tres meses que concluya la gestión perredista y tome las riendas gubernamentales Claudia Sheinbaum, de Morena, se complica el panorama para los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública señalados de asesinar a un ciudadano capitalino.

Un hombre de 31 años, quien viajaba con su hermana y un amigo, murió luego de recibir varios impactos de bala en la cabeza de parte de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina.

Las primeras versiones policiacas detallan que el occiso no se paró en un retén policiaco para una revisión. En su intento de fuga chocó una patrulla, lo que desencadenó una persecución y que cuatro policías abrieran fuego contra él. Una bala lo alcanzó, perdió el control de su auto, un Honda Fit gris, y se impactó contra un árbol.

El conductor, identificado como Alejandro Iturbide Segura, murió y sus dos acompañantes salieron con lesiones leves.

   

Oficiales aseguran que el auto omitió una revisión, chocó a una de las unidades en la parte trasera y que incluso escucharon detonaciones de arma de fuego provenientes del vehículo que estaba escapando.

A decir de los oficiales, la persecución fue de apenas cinco minutos, pues metros adelante el conductor del Honda Fit perdió el control del vehículo, se subió a una banqueta y se impactó contra un árbol, pero cuando llegaron a brindarle los primeros auxilios se percataron de que el chofer ya había muerto a consecuencia de los disparos que los policías le realizaron en diversas ocasiones.

La hermana del occiso, Diana, de 29 años, y el novio de ésta, quienes también viajaban en el vehículo, declararon ante el Ministerio Público que salieron de una fiesta y, aunque aceptan que consumieron alcohol, niegan que llevaran un arma de fuego, razón por la cual dicen que nunca abrieron fuego en contra de los uniformados.

Según ella los policías capitalinos de inmediato abrieron fuego hasta que lo mataron, después perdió el control del auto y chocó contra el árbol.

Este inicio de semana, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México, Raymundo Collins Flores, aseveró que no se tolerará a los policías de la corporación ningún abuso o afectación de los derechos humanos.

En reunión con los medios de comunicación, informó que los seis elementos de la SSP que participaron en las acciones que derivaron en la muerte de un conductor que no hizo caso a detenerse en un retén, están a disposición de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México.

Sostuvo que hay que esperar a la determinación de las autoridades judiciales, pues entre las declaraciones de los policías se señaló que hubo intercambio de disparos de arma de fuego; aunque reiteró que si es verdad o no, serán las indagatorias periciales las que lo determinarán.

El jefe policiaco señaló que toca a la PGJ determinar si los elementos se extralimitaron o incurrieron en abuso de autoridad, “se les aplicará todo el rigor de la ley, porque por ningún motivo se permitirán los excesos”.