Del Mazo pone más candados para dar la tarjeta de Salario Rosa

Aquella tarjeta rosa que fue el pago que prometió Alfredo del Mazo para quedarse con la gubernatura del Estado de México será difícil conseguirla.

Aunque en campaña el abanderado priista prometió que sería para todas las mujeres mexiquenses, ahora su gobierno publicó nuevas reglas de operación del programa Salario Rosa.

Como ya se había dicho, no será par todas las mujeres que se dediquen al hogar, sino únicamente a quienes se encuentren en condición de pobreza extrema o sufran algún padecimiento crónico-degenerativo.

Según las reglas de operación de Salario Rosa, publicadas en La Gaceta de Gobierno, las interesadas en recibir la ayuda deberán registrarse ante el Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social (Cemybs), instancia dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social, en módulos que se instalarán en sus comunidades o en el sitio del Cemybs.

             

El Congreso local autorizó destinar este año una partida de mil 600 millones de pesos al programa, que tiene la finalidad de entregar subsidios de 2 mil 400 pesos bimestrales (mil 200 al mes) a mujeres de bajos recursos.

Los fondos alcanzarían, sin tomar en cuenta los gastos de operación, para brindar apoyo a 111 mil mujeres.

Como el recurso económico no alcanzaría, pues la entidad es donde hay más mujeres en la pobreza, se dará prioridad a las mujeres que padezcan cáncer, virus de inmunodeficiencia humana, discapacidades, que hayan sido víctimas de algún delito, repatriadas o simplemente jefas de familia, en ese orden.

Tampoco será en tarjeta rosa, como se prometió, ya que los apoyos se entregarán en monederos electrónicos o en vales comerciales, esta última es la forma más fácil de cometer fraude.

Tampoco será un programa nuevo, simplemente le cambiarán el nombre, pues el Salario Rosa sustituirá al de Mujeres en Grande, que operó durante el sexenio de Eruviel Ávila Villegas. De este último se hará una depuración, por lo cual se espera que miles pierdan el beneficio.