Del Mazo, rebasado por las lluvias; no se ha presentado en las inundaciones

No hay dinero para atender la emergencia. Más de dos mil 500 familias de San Mateo Atenco sufren por la fisura en el río Lerma, del Estado de México que ha inundado sus hogares. Lugar que tiene varios días sin que baje el nivel del agua ni que el gobernador, Alfredo del Mazo se presente al sitio del siniestro.

“Ya sabe qué le van pedir, que baje el nivel del agua y ayuda económica para reponer sus pertenecías y reparar sus hogares. Pero no hay dinero para responder a esas peticiones, por lo cual es mejor que le gobernador no acuda a ese lugar”, señaló una fuerte cerca al gobierno priista.

Esa misma persona indicó que se pidió ayuda del gobierno federal para que redoble esfuerzos y envíe personal del Ejército a ayudar, tanto a tapar la fisura del Río como para que hagan labores de sanidad. “Más tarde irán más soldados ayudar a limpiar. Quizá ahí es cuando se presente el señor gobernador”, acotó la misma fuente que quiso mantenerse en anonimato.

Hace un mes Alfredo del Mazo, gobernador mexiquense aseguró que el Estado de México se encuentra listo para atender cualquier contingencia relacionada con la temporada de lluvias, e invitó a la ciudadanía a evitar tirar basura en la vía pública, pues ello aumenta la posibilidad de sufrir inundaciones en esta época.

“Estamos listos para atender las contingencias que puedan darse en el estado y algo muy importante que hay que resaltar es esta concientización que debemos hacer en la ciudadanía, en prevenir, en no tirar basura, mantener limpias nuestras calles, nuestro drenaje, las alcantarillas, porque la mayoría de los casos cuando tenemos inundaciones, se dan a causa de la falta de tener muy limpias nuestras calles o nuestros drenajes o de la basura que tira nuestra gente”, puntualizó Del Mazo Maza, la realidad fue rebasada.

En el mismo municipio de Atenco el mandatario priista garantizó a las familias mexiquenses tengan a su alcance atención oportuna ante posibles contingencias por las lluvias, el mandatario estatal supervisó el equipo y parque vehicular del Grupo Tláloc, con el cual desarrollan acciones para evitar inundaciones en esta época del año.

En la Unidad  Deportiva San Cristóbal, en el municipio de Atenco, también saludó y platicó con integrantes del Grupo Tláloc, a quienes reconoció por el

Del Mazo señaló que la fractura en uno de los costados de este cauce ha dejado como saldo 600 viviendas afectadas, 2 mil 800 personas damnificadas, de las cuales 982 son niños.

Por ello, instruyó al DIFEM a brindar ayuda a las familias afectadas, además de que el personal de Protección Civil apoye a los elementos de todas las corporaciones con la entrega de cubrebocas, el servicio de una lancha y dos ambulancias para traslados.

Giró instrucciones a la Secretaría de Salud para mantener la vigilancia epidemiológica y las acciones de seguimiento, y ordenó implementar una campaña de vacunación y atención médica para los habitantes de la zona afectada.