Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Derecho de réplica, solo cuando la información sea mentira o inexacta

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que la réplica es procedente y constitucional cuando la noticia sea falsa e inexacta, y no aplicará cuando se dé información cierta, aun cuando ocasione un agravio.

El ministro Javier Laynez quien propuso al pleno que son constitucionales las porciones normativas “información falsa o inexacta”, pues, el derecho a la libertad de expresión tiene una vertiente individual y una vertiente colectiva.

Durante la discusión los ministros aprobaron los artículos 2, fracción II y III, párrafos primero y último, del decreto por el que se expidió la ley reglamentaria del artículo sexto, párrafo primero, de la Constitución en la materia.

El ministro definió al derecho de réplica como “un mecanismo de acceso a los medios para difundir información que aclare o corrija una publicación falsa o inexacta; trasciende a la sociedad al permitir una visión distinta de un mismo hecho y robustece el diálogo democrático”.

             

Sin embargo, quedó pendiente para este martes la propuesta de Laynez Potisek para invalidar la porción VII del artículo 25 de la Ley del Derecho de Réplica en el que se exigen pruebas que demuestren la falsedad o inexactitud de la información publicada o el perjuicio que dicha información le hubiera ocasionado.

“Consideramos que la naturaleza del derecho de réplica no es encontrar la verdad sobre la información publicada, en todo caso no hay una decisión sobre quién tiene la razón en cuanto a la veracidad de lo publicado, se insiste; el objetivo es contraponer dos versiones alternativas”, expuso Laynez.

Por su parte el ministro presidente, Luis María Aguilar, votó en contra del proyecto en este punto, al considerar que dada la importancia de la libertad de expresión en una sociedad democrática, el Estado no sólo debe minimizar las restricciones a la circulación de la información, sino también equilibrar, en la mayor medida posible, la participación de las distintas informaciones en el debate público impulsando el pluralismo informativo y la equidad en el flujo noticioso.