Descuartizado en Tlaltelolco era descuartizador; ya fueron identificados

El tatuaje del conejo de la televisión, Bugs Bunny, que portaba el segundo hombre descuartizado en Tlatelolco, fue clave para que las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ – CMX) dieran con su identidad y resultó ser un narco que también descuartizaba a sus víctimas.

La persona identificada como José Francisco “N”, ya había sido detenido cuando era menor de edad; estuvo preso en 2009 en el Reclusorio Sur. Sin embargo, quienes lo conocían aseguran que se destacaba por ser una persona extremadamente violenta que quería apoderarse de la Plaza de Garibaldi y para ello asesinaba a quienes invadían “su lugar de venta” y hasta descuartizaba los cuerpos.

Otros tatuajes que portaba el hombre, eran: una máscara antigás con unos rifles a los lados, el ya citado ‘Bugs Bunny’ portando una metralleta y el de su segundo nombre “Francisco”.

José Francisco fue hallado sin vida, descuartizado y desollado en un puente vehicular en Tlatelolco, crimen que podría ser adjudicado a “La Unión de El Betito”.
El otro hombre descuartizado y quien fue identificado en primera instancia llevaba el nombre en vida de Alfonso “D” un exconvicto que al parecer vendía droga en Garibaldi. Él estuvo preso en 2009 en el Reclusorio Sur; sus huellas dactilares permitieron identificarlo.

En el caso de José Francisco, los informes revelan que fue torturado: le cortaron la piel a la altura del pecho para formarle la letra “U”, de La Unión.

La máscara antigás la tenía marcada en el antebrazo derecho, su nombre en ese mismo brazo, y el conejo en el hombro izquierdo. Son los mismos tatuajes que él mostraba en sus redes sociales.
José Francisco acostumbraba reunirse en Garibaldi, la misma zona que ahora “El Betito” disputa con “El Tortas”.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva dijo que ya identificaron a dos grupos que disputan las zonas de narcomenudeo: uno es La Unión y otro responde al nombre de “Anti Unión”.

Tienen contactos con otros grupos delincuenciales a nivel nacional, que operan en otros estados del país, para que ellos puedan contar con la droga y armas y además tienen apoyos logísticos”, dijo.

“Después que se fue abatido ‘El Ojos’ se vienen las divisiones de los grupos delincuenciales en Tláhuac conjuntamente con los que están asentado en la colonia Morelos”, señaló.

“Significa que dos grupos delincuenciales que se dedican al narcomenudeo y que están disputando la actividad en territorios tales como el Centro de nuestra ciudad se han lanzado diversos mensajes”, indicó, y agregó que “como seguridad pública el tema de narcomenudeo como una lucha, como una batalla que vamos a ganar y la vamos a ganar estando presentes en las zonas”.