Desde la Fe no para críticas al gobierno; gobernantes, aliados de criminales, dice

La mano de Norberto Rivera todavía se nota en la Arquidiócesis primada de México, pues en su publicación semanal la iglesia católica critica la Ley de Seguridad Interior y acusa que los gobernantes son aliados de grupos criminales.

El editorial titulado “Seguridad Interior” la Arquidiócesis resaltó la importancia de contar con fuerzas civiles dotadas de tecnología y profesionalización para intervenir en los problemas de seguridad pública que aquejan al país. Indicó que esta legislación debe cubrir cualquier tipo de “laguna” y no dejar nada a la interpretación de los gobernantes, a quienes acusó de ser aliados de grupos criminales.

Según la iglesia católica la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles aminoró “el camino hacia el desastre”, el desgaste de los elementos castrenses repercuten en el combate al crimen organizado, por lo que para que una legislación en la materia sea efectiva, debe abarcar la intervención progresiva de fuerzas civiles.

“Las Fuerzas Armadas gozan de la mayor credibilidad entre las instituciones del país; sin embargo, el desgaste de los elementos castrenses incide en esta pretendida eficacia de una guerra que debe combatirse a través de otros elementos. En esto, es urgente un modelo efectivo de mando policial paralizado en el Congreso de la Unión”.

“Hace 11 años, el Ejército y la Marina se vieron comprometidos con el combate al crimen, en medio de una progresiva escalada de violencia. Los enemigos de México se habían hecho del control de comunidades y municipios enteros. La corrupción, madre de todos los vicios, engendró este monstruo que se comió a los cuerpos policiales”.

la Iglesia católica instó a “vencer la corrupción y la impunidad”, y remarcó que los militares en las calles “aminoraron un camino hacia el desastre”, pero no son la solución.

Recordó además que las estrategias de seguridad “son cuestionadas por las cifras que cuestan a una sociedad agobiada por la violencia”, mientras aumentan los delitos de alto impacto.

“La urgencia principal es que esta legislación tenga como eje rector el respeto total de los derechos humanos de los ciudadanos que quieren vivir en paz, ese es el mejor deseo de Navidad”, concluyó.

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el jueves esta ley, pero dijo que no emitiría ninguna declaratoria de seguridad hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidiera sobre su constitucionalidad.