Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Detención del Koala mantiene impune el asesinato del periodista Javier Valdez

Todavía no se sabe quien encargó la ejecución. Aunque el gobierno federal pretende cerrar el caso apuntando que fue una muerte por la guerra entre Los Chapitos y El Licenciado esa versión no satisface.

“Se presume que el homicidio del periodista Javier Valdez Cárdenas, corresponsal del diario La Jornada y fundador del Semanario Ríodoce, se encuentra vinculado con los trabajos investigación periodística en los que cubría narcotráfico y delincuencia organizada”, comentó el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.

El funcionario comentó que las investigaciones sobre el caso llevaron a la detención de Heriberto “N”, de 26 años, identificado como integrante de un grupo del crimen organizado y uno de los coautores materiales del crimen.

La detención de Heriberto “N”, El Koala, se llevó a cabo en la colonia Pedregal de Santa Julia, en Tijuana, Baja California.

“El autor material no ayuda a resolver la impunidad del caso. Puede seguir quedando impune si no se detiene al autor intelectual”, apunta el periodista Javier Garza, asesor en seguridad para la Asociación Mundial de Periódicos.

“A uno le da por ser mal pensado y sospechar que están presentando a una persona solo por presentarla, por presumir avances en el tema, aunque es solo una hipótesis”. “El hecho de que se hubieran tardado casi un año en encontrar al autor material del asesinato no habla muy bien del desempeño de las instituciones, sobre todo porque el propio presidente de México dio la instrucción de que se resolviera”, precisa Garza.

Por su parte, el director de la revista para la que trabajaba Valdez, Ríodoce, y amigo del periodista, Ismael Bojórquez, señala: “Queremos saber por qué mataron a Javier Valdez. ¿Quién ordenó el crimen y por qué?, y mientras eso no ocurra no nos vamos a cansar de decir que no hay justicia”.

“Hay una orden de aprehensión más que seguramente se va a ejecutar”, indicó.

Pero le preocupa que la investigación de la fiscalía estatal sea realmente sólida, para que sen sentenciados los imputados por este delito.

“Todavía no podemos afirmar que se ha hecho justicia, esto apenas empieza, la investigación entra en una nueva etapa”, dijo a casi un año del asesinato.

“No podemos cantar victoria todavía. Estamos hablando de un presunto asesino material. Falta que se establezca quién dio la orden y por qué”, enfatizó Bojórquez.