Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Diez razones por las cuales el PRI se decidió por Beltrones

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) inició la tarde del miércoles 5 de agosto el proceso interno para renovar su dirigencia nacional.

Luego de una breve pasarela de posibles aspirantes, fuentes del partido y de la Cámara de Diputados señalaron que el político sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera se registrará al frente de una fórmula única para convertirse en el sucesor de César Camacho Quiroz.

Si bien no fue una sorpresa que Beltrones prácticamente por aclamación fuera ungido como el próximo presidente del PRI, caben resaltar diez puntos por los cuales la militancia y la cúpula del tricolor se decidieron por ese perfil, a pesar de las leyendas negras que pesan sobre él.

1.- En tierra de ciegos.- En julio y agosto los nombres comenzaron a barajarse. Entre los posible aspirantes a dirigir el PRI estaban los de Miguel Ángel Osorio Chong, César Duarte, Jesús Murillo Karam, todos ellos descartados de antemano por haber sido rebasados en sus encargos actuales. Más adelante se quiso perfilar Aurelio Nuño, pero su inexperiencia y desconocimiento entre las bases no le permitieron dar más. Al final, la figura de Beltrones se impuso por ser una figura reconocida al interior del PRI, además de representar el perfil de saber qué hacer ante un partido alicaído en su tercer año de gobierno.

2.- Imposible probarle algo.- A Manlio Fabio Beltrones se le ha acusado de narcotraficante, asesino, ladrón y muchas más lindezas. Lo cierto es que pese a esas descalificaciones, el sonorense siempre ha salido bien librado, pues ha sido imposible probársele algo. El intento más relevante por llevarlo a prisión fue el caso interpuesto por la DEA el cual nunca prosperó.

3.- Hace ganar al que sea.- Ante la ineptitud de los hombres que rodean a Enrique Peña Nieto, el único que demostró que puede hacer ganar a quién sea en las urnas es precisamente Beltrones. En los pasados comicios de julio, Manlio Fabio llevó al triunfo a seis de sus cinco allegados, incluida a la ex candidata sonorense Claudia Pavlovich quien en era un “muerto político” desde antes de empezar su campaña. Ante el riesgo de que el PRI se desplome en el 2018, Beltrones representó la única opción operativa para el partido.

4.- Todos lo respetan.- Con más de 37 años de priista, Manlio Fabio Beltrones es uno de los pocos perfiles de la “vieja escuela” que logró estar vigente hasta la actualidad. Su capacidad de adaptación y permanencia le ha valido el reconocimiento de la militancia priista la cual ve en él la reconciliación entre el denominado “prinosaurismo” y las nuevas generaciones que usufructúan el poder pero que a ciencia cierta no saben qué hacer con él.

5.- Caballo muy corrido.- Tras casi cuatro décadas en el “pandero”, en México hay muy pocos políticos que conozcan y dominen los códigos del poder a la perfección. Beltrones es uno de ellos al haber pasado toda clase de circunstancias que van desde múltiples elecciones, operaciones políticas, diversos presidentes y no pocos escollos. Todo ello le ha valido que ha sus 62 años parezca un político con más de 100 años en los entretejidos del poder.

6.- Mete al aro al enemigo.- Si alguna cualidad tiene Beltrones es su capacidad de convencimiento y cooptación. Los que lo conocen aseguran que prioriza la negociación en dónde todos salgan ganado, dejando los métodos “duros” como única y última opción. Y en verdad es cierto, sólo bastó ver la actitud de calidad de sirvientes que adoptaron Gustavo Madero y Jesús Zambrano con el denominado “Pacto por México” que llevó a la aprobación de la reformas pendientes, donde el PRI se salió con la suya, y tiempo después, los dirigentes del PAN y PRD perdieron toda credibilidad ante sus institutos políticos.

7.- Hágase su voluntad.- Su allegados aseguran que cuando a Manlio se le mete algo en la cabeza, ya sea por decisión propia o por encomienda, no hay poder humano que lo haga desistir de su objetivo. Su capacidad de mover recursos materiales y humanos es probada y eficaz, y donde poco o casi nada se ha quedado pendiente cuando el sonorense se propone alcanzarlo.

8.- El plomero tricolor.- Por su obstinación y experiencia, Beltrones se ha convertido hoy por hoy en el plomero del PRI. En esta ocasión, por descalificación de los otros posibles aspirantes, no hubo más remedio que acudir a él, pero es sabido que en otras ocasiones, aún cuando los presidentes en turno no le tenían como santo de su devoción, no tuvieron más remedio que acudir a él para salir del problema.

9.- La encarnación del ideal priista.- Ante tanta estulticia mostrada en la dirigencia priista, Beltrones se ha convertido en una especia de ícono viviente para los integrantes de ese partido. Manlio se ha transformado en una especie de sinonimia y encarnación del PRI, donde la materialización idealizada del tricolor es precisamente el sonorense. Amigos y enemigos lo quieren denostar o copiar, pero nunca pasa desapercibido en el partido que lo vio nacer.

10.- Leal hasta ahora.- Tras su próximo nombramiento en el PRI mucho se ha hablado que teniendo la carreta bajo su control, el siguiente paso será dirigirla hacia Los Pinos en 2018, así se trate de desconocer a Enrique Peña Nieto y su probable candidato, con tal de acceder a la Presidencia de la República. Hasta donde se sabe, el pragmatismo –para no llamarlo traición en pocas palabras-, es un elemento que casi nunca ha aplicado Beltrones cuando se trata de un superior. Si Manlio logra salir victorioso en la mayoría de las 15 elecciones locales de 2016, su candidatura será natural para la “grande” en dos años más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.