Dios no quiere que la gente sufra; dice AMLO a rarámuris, a quienes promete atención

Cuando Morena gane la Presidencia de la República en 2018, la prioridad serán los pueblos originarios, a los cuales se les dará atención para compensar años en el olvido.

Así lo expresó el líder nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, quien se reunió con gobernadores indígenas de la etnia rarámuri.

“Nuestro movimiento no es antirreligión, Dios no quiere que nadie sufra, porque la pobreza no es una casualidad, es resultado de una mala administración y de la corrupción, manifestó, al reprochar que no basta con despensas y cobijas para abatir la pobreza, pues es necesario corregir políticas económicas y sociales”, agregó.

López Obrador estuvo en el municipio de Bocoyna, en la sierra Tarahumara, donde ante cientos de indígenas rarámuris y 60 gobernadores de esa comunidad, congregados en el gimnasio de la cabecera municipal, aseguró que hay una injusticia social desde la época de la Conquista.

El tabasqueño dijo que le duele mucho visitar la sierra de Bocoyna y ver tanta pobreza, porque los más olvidados son los indígenas, expresó.

Hizo un reconocimiento a la labor de asistencia social que realizan grupos religiosos y organizaciones civiles ante la ausencia de esfuerzos gubernamentales.

En la gira que realiza por Chihuahua López Obrador viajó a Guachochi para encabezar un mitin en la cabecera municipal, donde fue recibido por 60 gobernadores indígenas y habló ante unas mil personas.

“Todo lo que nosotros queremos se resume en tres frases: uno, abajo los privilegios; dos, por el bien de todos primero los pobres, y tres, venimos a servir no a que nos sirvan; un abrazo cariñoso a todos, expresó el tabasqueño”.

Cabe señalar que parte de su discurso fue traducido al rarárumi, para que todas las personas supieran de lo que se habló en ese mitin.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo