El otro Duarte dice ser un perseguido político

Así es como empieza su defensa el exgobernador de Chihuahua, el priista César Duarte, quien a través de sus abogados presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), en la cual se califica como un perseguido político.

José Luis Armendáriz, presidente del organismo, informó que en el documento reclama que se ha vulnerado su honorabilidad, buen nombre y derecho a la privacidad.

La queja se radicó el jueves y se notificó de ella a Corral el viernes.

“Señala que está siendo objeto de una persecución política, usándose todos los recursos económicos del aparato estatal para manchar su imagen y buen nombre, toda vez que no hay hechos concretos, específicos, por los que se le estén imputando los señalamientos, y que el Gobernador ha echado toda la estructura estatal para afectar su integridad y buen nombre”, indicó el presidente de la CEDH.

El actual gobernador Javier Corral luego de recibir la notificación calificó de cínico a César Duarte. “La Comisión tiene toda la libertad, tiene la autonomía para desahogar la queja. Por supuesto que conozco ya la queja, nos han notificado, me parece un acto de cinismo político”, señaló este domingo, entrevistado durante el primer maratón de ocho horas de spinning “Pedaleando por el Autismo”, en la Plaza del Ángel, en la capital de la entidad.

“Duarte no es ningún perseguido político, es un prófugo de la justicia, lo perseguimos por peculado, lo estamos persiguiendo por lo que se robó, no por sus ideas políticas, ni por su filiación.

“Porque su conducta no es cierto que dibuja a los priistas en general, en ese partido hay gente muy honorable, gente muy valiosa, gente que yo respeto y no por él la deben de pagar todos los que sean de ese partido”, señaló.

De acuerdo con el mandatario panista, César Duarte realizó un daño patrimonial a Chihuahua cercano a los seis mil millones de pesos.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo