Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Ejército intervendrá en megafraude electoral, Ley de Seguridad se los permite

En el aire se percibe la perversidad del fraude electoral. El padre Alejandro Solalinde, aseguró que el ejército mexicano será parte del megafraude electoral el próximo año, pues podrán detener las manifestaciones de inconformidad, esto gracias a la Ley de Seguridad que aprobó el Congreso de la Unión.

“Este Gobierno en lugar de preocuparse por escuchar  a la gente, a su pueblo, ya está haciendo un arma contra el pueblo, para reprimirlo y ahogarlo en sangre, porque no se van a tentar el corazón para hacerlo”, afirmó el activista defensor de los derechos humanos, Alejandro Solalinde Guerra.

El sacerdote consideró la Ley de Seguridad Interior, es un “arma” del Gobierno en contra del pueblo para “reprimirlo y ahogarlo en sangre” cuando salga a protestar por el megafraude electoral que se planea para 2018.

“Eso ya se ve claro: es para reprimir a los que seguramente estaremos totalmente inconformes con el magrafraude que se viene como pasó en el Estado de México y Coahuila. Estamos viendo una dictadura militarizada con ese grupo perverso, mafioso de los tecnócratas. Esas personas que se han apoderado desde hace años de México y lo han convertido en una dictadura”, dijo Solalinde Guerra.

El sacerdote previó que en 2018, de concretarse ese “megafraude electoral”, la población no se quedará callada.

“La gente tiene que despertar. No nos vamos a quedar callados ni tranquilos”, consideró.

El sacerdote acusó que los legisladores mexicanos “administran a su antojo” al país, sin interesarse en los derechos humanos de la población.

Organizaciones civiles, expertos, defensores de los derechos humanos, actores y la oposición en México llamaron a no aprobar la Ley de Seguridad Interior por considerarla en detrimento de los derechos humanos, las garantías individuales y ambigua.

“Es lamentable porque esto es gravísimo. Intervinieron voces autorizadas nacionales, internacionales, asesores, expertos, defensores y defensoras de derechos humanos, iglesias, artistas con ese amor que tienen a México como Diego Luna y Gael García. Cómo es posible que les haya valido nada, eso quiere decir que no son libres para escuchar y no tienen alternativa para decidir y la línea que reciben no es ni del PRI, del PAN y sus aliados, sino de más arriba, de Estados Unidos”, dijo el padre Solalinde.