Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El podrido Poder Judicial; jueces y magistrados tienen a toda la familia en nómina

Ahora que están de moda los abusivos sueldos que se manejan en el Poder Judicial, surge este otro asunto aún más escandaloso. Entre familiares, amigos y hasta familiares de los amigos, el magistrado de circuito de Campeche, Francisco Arcovedo Montero, tenía en la nómina del Poder Judicial Federal a un total de 14 personas con relación directa a él.

Según una investigación al respecto, en el poder judicial de Campeche, supuestamente trabajan tres hijos, tres sobrinos, la exesposa, dos yernos, un compadre, dos comadres y el esposo e hijo de una de las comadres del magistrado.

No es, sin embargo, un caso aislado. Información de Mexicanos Contra la Corrupción revela que hijos, parejas, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras de al menos 500 jueces y magistrados ocupan plazas en tribunales y juzgados de su adscripción o de otros, revela el estudio realizado en 31 estados.

Claro, por eso tanto escándalo ahora que el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere meterlos al orden…

   

Estas ‘redes clientelares’ se extienden a más de 7 mil servidores públicos de 31 circuitos que también tienen familiares en la nómina.

En el reporte se enlistan los datos de 112 jueces y magistrados que habrían utilizado sus facultades para conseguir empleo a su esposa o pareja, 180 a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás.

A la vez revela que hay, además, otros 7 mil 148 servidores públicos del Poder Judicial que comparten espacio laboral con sus parientes.

Así, de acuerdo con el diagnóstico, casi la mitad de los jueces y magistrados federales tienen parientes en el Poder Judicial; de 1,031 plazas revisadas en 31 circuitos, 501 tienen familiares, lo que representa el 48.6%.

En el caso del circuito décimo sexto, que corresponde a Guanajuato, en donde 38 de 46 titulares tienen familiares, que equivale al 82.61 por ciento.

El nepotismo también se manifiesta en el resto del personal, no sólo entre los titulares, pues de mil 214 servidores públicos adscritos a dicho circuito, 438 tienen parientes.

Muchos de esos empleados tienen múltiples familiares, por ejemplo un secretario de Tribunal tiene dos cuñados, un concuño, cinco primos y una sobrina en cargos administrativos, mientras que otro secretario particular ha incorporado a una hermana y seis primas.

En el asunto de Campeche, el Consejo de la Judicatura Federal resolvió por 5 votos contra 2, que solo por dos de estas contrataciones se puede iniciar procedimiento de responsabilidad y, eventualmente, sancionar al magistrado.

En casos previos similares de nombramientos “cruzados” entre juzgadores, previstos por el CJF como causa de responsabilidad desde 2010, la sanción ha sido tres meses de suspensión sin goce de sueldo.

La mayoría de consejeros determinó que había prescrito la posibilidad de sancionar algunas contrataciones, mientras en otras no había pruebas de que el magistrado operó en favor de sus allegados, pues los jueces o magistrados que los emplearon negaron haberlo hecho por presión o recomendación de su colega.