Empresarios, nerviosos por AMLO y el peso pierde terreno; ni Trump le pegó tanto

El peso cerró la sesión con una depreciación de 2.20%, 40.8 centavos, al cotizar en 18.93 pesos por dólar al mayoreo, nivel no visto desde inicios del mes de marzo pasado, de acuerdo con Banco Base. Fue su peor caída desde que Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos, en noviembre del 2016.

La fortaleza del dólar lo llevó a su quinta jornada consecutiva al alza. Así el peso mexicano se ha convertido de repente en la divisa con el peor rendimiento, pues los inversionistas comienzan a aceptar que el próximo presidente del país sea el candidato populista “que temían”, aseguró un artículo de Bloomberg.

Se trata, dijo, de una inversión radical que se afianzó la semana pasada, después de que el peso registrara las mayores ganancias mundiales en el primer trimestre, en medio del optimismo de que el país alcanzaría un resultado favorable en las negociaciones del TLCAN.

“Ahora, los operadores se están reenfocando en la perspectiva política antes de las elecciones del 1 de julio, y ven a Andrés Manuel López Obrador al borde de la victoria”, subraya el artículo escrito por Justin Villamil.

Refiere que esta visión se consolidó el domingo por la noche durante el primer debate, cuando el candidato presidencial de Morena, que es conocido por su temperamento rápido, jugó a lo seguro mientras sus rivales atacaban sus políticas económicas y de seguridad.

Eso desilusionó a los inversores que esperaban que las confrontaciones hicieran tropezar al candidato de primera línea.

El Banco Base consideró que en el ámbito local, la depreciación del peso se dio ante un aumento en la incertidumbre relacionada al proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y a las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo el próximo 1 de julio.

Refirió que Donald Trump retomó nuevamente una postura amenazante, luego de mencionar, a través de un tuit, que buscará condicionar la firma del nuevo acuerdo comercial a un aumento en el control migratorio entre la frontera común que comparte México con Estados Unidos.

Aunque las autoridades mexicanas descartaron incluir la petición de Trump como uno de los temas del acuerdo modernizado, los comentarios del presidente estadounidense podrían retrasar avances en el proceso de renegociación, expuso la institución financiera.