Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En Venezuela, traficantes entierran productos de la canasta básica

Tal y como sucede en muchas naciones con los enervante, en Venezuela es tanta el hambre y la escasez, que ya cuentan con redes bien establecidas de traficantes de… ¡alimentos!

Sí, de la canasta básica, productos de primera necesidad que incluso son enterrados o cambiados por droga.

Se trata de una red de delincuencia organizada.  “Yo saqué todos mis productos de mi casa, los tengo en lugares donde nunca va a llegar la policía, donde pago para que me los guarden. Ahí tengo al menos dos bultos de cada producto: de detergente, de leche, de cuchillas de afeitar; de jabón tengo 13 bultos”, confesó un “capo” venezolano de escala menor.

El traficante tiene una red de 15 personas que trabajan para él en distintas partes de Caracas, algunos guardan los productos, otros los empacan o los consiguen en las tiendas de abasto.

La escasez en el país sudamericano ha obligado a la ciudadanía a tomar medidas tan extremas como es enterrar comida para almacenarla; los viciosos la cambian por narcóticos: te doy marihuana, me das maíz precocido, en algo que se conoce como bachaqueo,  que es revender productos básicos que escasean en tiendas, por los que los ciudadanos hacen filas diariamente.

El presidente Nicolás Maduro ya hasta creó la Ley de Precios Justos, que establece a nivel nacional precios regulados para productos de primera necesidad, revender los productos básicos amerita penas de entre tres y cinco años de cárcel.

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) decomisó 97 mil kilogramos de alimentos en el estado de Zulia, entre los cuales había 30 toneladas de azúcar, más de 50 de maíz amarillo a granel y cerca de 8 mil kilos de arroz regulado; además de 130 cauchos de diferentes marcas y tamaños.

La GNB decomisó 50 toneladas de alimentos y productos de limpieza que se encontraban ocultos en la provincia de Maracaibo, luego de que un grupo de bachequeros enterró sacos de arroz tabaco, jabón, refrescos y productos de limpieza.

La práctica del comercio de comida se ha incrementado. Se sabe que hasta 60 por ciento de las personas que hacen fila en los supermercados revenden los productos que logran conseguir.

La reventa de estos productos se da en promedio por cinco o seis veces el precio original.

Un litro de aceite de maíz cuyo valor es de 28 bolívares se encuentra en el mercado negro por entre 200, y 250, mientras que un kilogramo de pollo, que debería valer 65 bolívares, se paga en 600 que se suele encontrar en pequeñas carnicerías, lo que obliga al gobierno venezolano a reactivar su campaña para acabar con la reventa de la canasta básica, pues sostiene que esas acciones son parte de la guerra económica orquestada por la oposición.