Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En Veracruz, reportan desaparecidos dos camiones con 100 migrantes

La promesa no cumplida del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, desató entre cerca de 100 migrantes centroamericanos una lucha por alcanzar un lugar en los remolques de un tráiler. Fue lo último que se supo.

De acuerdo al medio de “Pie de Página” parece ser que los migrantes abordaron dos camiones en Ciudad de la Isla, Veracruz. En las unidades, las personas viajaban en condiciones infrahumanas y encerrados con candados

Por lo pronto, se está rastreando si los desaparecidos viajaban en dos camiones, uno con placas 183-EC-3, y otro con placas KY-88-765 del Estado de México. Peimbert Calvo y su equipo dieron acompañamiento a la Caravana desde que entraron a Oaxaca por Chiapas y hasta su salida por Veracruz.

El fin de semana, en esa zona, las tensiones aumentaron luego de que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, retiró una breve oferta de transporte en autobuses para los migrantes.

De inicio, Yunes afirmó que otorgaría transporte a la caravana, pero minutos después alegó que no sería correcto enviar a los migrantes en este momento a la capital mexicana, dado que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México se hallaba en mantenimiento y siete millones de sus habitantes no contarían con agua potable durante el fin de semana.

   

La cancelación desató una violenta lucha por entrar en los dos remolques de un tráiler. Mujeres y hombres se comportaron como si entrar o no fuera cosa de vida o muerte y se fueron acomodando hasta que no cabía nada ni nadie.

Quedaron encerrados en un calor extremo que en minutos comenzó a causar estragos. Estaban tratando de salir de la comunidad de Isla, en el sur de Veracruz, como a diera lugar.

Miles llegaron ahí tras recorrer más de 70 kilómetros desde Sayula de Alemán y sólo tardaron minutos en darse cuenta de que nunca tuvieron que haber pisado esa comunidad, y de que fueron conducidos hasta ahí engañados por el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Las decenas de personas que llenaron los dos remolques del tráiler, no se sabe si son los mismos en los que viajaban los migrantes reportados como no localizados; comenzaron a desesperarse y dar muestras de pánico a medida que sufrían los estragos del sol del medio día encerrados hombro con hombro en esos cajones, con poco aire y constantes empujones de los que insistían en entrar, incluyendo niñas y niños, que eran cargados y metidos a la muchedumbre encerrada.

La situación se salió de control. Comenzaron los gritos para que dejaran salir a las personas encerradas. En ese momento, el chofer anunció que se habían averiado los frenos y que el tráiler no haría ningún viaje. Fue una mentira que pudo haber evitado una tragedia. Más tarde ese mismo vehículo fue visto circulando con normalidad.

En Isla, Veracruz, el tren de carga donde solían transportarse miles de migrantes se cambió por tráilers y camiones. Las acrobacias utilizadas por los viajeros para subir, eran similares. La misma temeridad, las mismas prisas, riesgos similares.